Saltar al contenido principal
Ciencias

¿Qué es el ‘blob’, la criatura estrella del zoológico de París?

El 'blob' es un organismo primitivo que apareció hace 500 millones de años, antes del reino animal.
El 'blob' es un organismo primitivo que apareció hace 500 millones de años, antes del reino animal. REUTERS/Benoit Tessier

El “blob”, cuyo nombre científico es “physarum polycephalum”, es un organismo primitivo cuyas capacidades no dejan de sorprender a los investigadores. Desde hace unos días, es la estrella del parque zoológico de París, en la entrada del Bosque de Vincennes.

Anuncios

No tiene boca, ni patas ni cerebro pero come, se mueve e incluso aprende. No es un animal, ni un hongo ni una planta, sino un organismo primitivo que apareció hace 500 millones de años, antes del reino animal. Tiene muchas habilidades, algunas muy complejas.

El “blob”, apodado así en alusión a la película The Blob de 1958 sobre una criatura pegajosa extraterrestre que lo devora todo a su paso, es una especie de masa esponjosa, amarilla y viscosa. “Es como baba”, “como una medusa”: los niños no faltan de calificativos para describirlo. Pero que parezca lindo o feo, lo cierto es que fascina.

Afiche de la película 'The Blob', de 1958.
Afiche de la película 'The Blob', de 1958. WikimediaCommons

En el parque zoológico de París, ya es toda una estrella: desde este fin de semana, los visitantes se amontonan para verlo en su espacio dedicado, la “blob zona”, que cuenta con museografía interactiva y numerosos videos explicativos.

El “blob” tiene memoria

“No sabemos muy bien dónde meterlo en el repertorio del reino de seres vivos”, comenta Bruno David, presidente del Museo Nacional de Historia Natural. “Nuestra misión también es mostrar los misterios de la naturaleza”, añade.

Entre sus capacidades, el “blob” tiene memoria. “Un ejemplo es el laberinto. Él explora todo el laberinto, deja huellas de mucosa en todos los caminos que ya recorrió y que no son interesantes, y después ya no necesita tomar estos caminos. Es su manera de acordarse, ‘ya estuve por ahí y no es interesante’, deja una memoria física”, explica Luca Morino, etólogo del zoo. La criatura unicelular también es capaz de anticipar trampas.

Los japoneses usaron las habilidades del “blob” con un propósito bien particular: “Los investigadores reprodujeron con copos de avena –uno de sus alimentos– las estaciones de la red de Tokio, y el ‘blob’, al buscar su comida, dibujó una red mejor optimizada que la red existente de Tokio. El ‘blob’ puede pues ser interesante para optimizar redes de transporte o de suministro de energía”, cuenta Pierre-Yves Bureau, el director del zoo.

Blobs de todos los tamaños

Por otra parte, se puede “tomar dos ‘blobs’ separados, que han vivido cosas diferentes, y fusionarlos, lo cual cuestiona el concepto de individuo y de inteligencia”, prosigue el especialista en comportamiento animal Luca Morino.

El tamaño del 'blob' puede variar mucho.
El tamaño del 'blob' puede variar mucho. REUTERS/Benoit Tessier

Como es unicelular, al iniciar su ciclo es microscópico, pero al poseer varios núcleos, que pueden multiplicarse o dividirse a voluntad, su tamaño varía mucho: “Se pueden crear ‘blobs’ de todos los tamaños, no se conoce ningún límite”, comenta la etóloga Audrey Dussutour, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS).

Para que crezca, hay que alimentarlo. Marlène Itan es “blobicultora”: “En la naturaleza se alimenta con bacterias, cortezas y hongos. Aquí le damos copos de avena pero no lo ingiere sino que pasa encima y toma las bacterias y las proteínas”, detalla.

En todo caso, el “blob” no deja de sorprender. Puede morir de varias formas, pero también entrar en dormancia, secándose. “En ese estado, es casi inmortal... ¡Incluso se puede introducir en el microondas varios minutos!”, se exclama la analista Audrey Dussutour.

Y por último… es inofensivo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.