Saltar al contenido principal
Francia

Francia establecerá cuotas migratorias para ‘recuperar el control’

El primer ministro francés Édouard Philippe defendió este miércoles 6 de noviembre en París las medidas adoptadas para regular la inmigtración.
El primer ministro francés Édouard Philippe defendió este miércoles 6 de noviembre en París las medidas adoptadas para regular la inmigtración. Fuente: Reuters.

El gobierno francés anunció este miércoles una batería de medidas para regular las condiciones de entrada y permanencia en el país de los extranjeros. Cuotas por sectores laborales, restricciones a la asistencia sanitaria para los indocumentados o alentar la llegada de estudiantes de otros países son algunos de los lineamientos de esta nueva política migratoria.

Anuncios

Francia tiene la intención de "retomar el control" de su política migratoria mediante la lucha contra los abusos, en particular en el ámbito del asilo, y mediante la introducción de “objetivos cuantitativos” para la inmigración laboral, anunció este miércoles el primer ministro francés Édouard Philippe.

El Ejecutivo quiere que "la entrega de permisos de residencia dependa de nuestros principios u objetivos fijados por nosotros mismos en lugar conformarnos con una constatación pasiva de los hechos”, agregó el Premier francés al término de una reunión interdepartamental sobre inmigración e integración.

A partir de ahora, insistió Édouard Philippe, “es necesario que cuando decimos ‘sí’, realmente sea ‘sí’ y cuando decimos "no" sea realmente ‘no’”, recalcó.

El gobierno presentó 20 medidas para regular la inmigración a partir de dos ejes: luchar contra “abusos intolerables” y, por el otro lado, la “apertura”.

En términos de firmeza, el Ministro del Interior, Christophe Castaner, anunció que los campamentos de migrantes establecido en el noreste de París serán evacuados a finales de año.

“Nuestra voluntad es elegir en materia de acogida -agregó por su parte el primer ministro-: fijar objetivos cuantitativos o cuotas sobre inmigración profesional”.

El primer ministro señaló que la prioridad del gobierno era "permitir a los solicitantes de empleo del país" acceder a los puestos vacantes, al tiempo que observó que existían sectores donde hoy falta mano de obra: construcción, hotelería, gastronomía, ingeniería informática...

La Ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, indicó que recibiría antes de fin de mes a los interlocutores sociales y a los representantes regionales para actualizar la lista de los trabajos donde se busca mano de obra. La lista actual, de 2008, no se ajusta a la situación económica del país, agregó.

Con respecto a los beneficios sociales, una pregunta que cristalizan las críticas de la extrema derecha sobre la uso indebido de la legislación, la Ministra de Salud Agnès Buzyn, dijo que se reforzarían los controles sobre condiciones para la concesión de la Asistencia Médica Estatal (AME). Confirmó la introducción de un período de espera de tres meses para el acceso a la protección sanitaria universal.

Al mismo tiempo, Francia se ha fijado el objetivo de atraer a 500.000 estudiantes extranjeros de aquí a 2027 para "aumentar (su) influencia internacional", frente a los cerca de 325.000 actuales.


Rafael Flichman, portavoz de la CIMADE, organización de apoyo a los inmigrantes, refugiados y desplazado, habló con RFI de las nuevas medidas del gobierno francés. Para Flichman critica las sucesivas políticas gubernamentales, pensadas para combatir los presuntos abusos al sistema de salud del país por parte de extranjeros.

Rafael Flichman: Abusos por supuesto existen, pero son muy pocos. Las medidas de lucha contra los abusos es un leitmotiv de todos los gobiernos, que sean de izquierda o de derecha, y desde hace 20 años el Estado sospecha a todos los inmigrantes de mentir. Que son falsos refugiados, falsos enfermos, falsos enamorados que se casan por los papeles, falsos padres que reconocerían hijos que no son suyos para obtener papeles. Cada año más o menos el ministro del Interior inventa una nueva medida para luchar contra esos abusos. Pero tomemos el ejemplo del seguro médico para las emergencias de los sin papeles en Francia. Son muy pocos los abusos, el Senado publicó hace unos meses los datos del 2018 y hay únicamente 38 casos de fraude sobre 300 mil personas, o sea 0,01 % de abusos. Entonces, agitarse para luchar contra los abusos para la CIMADE es una manera oportunista de intentar colectar votos de la extrema derecha, y para Macron y su gobierno pensar que así van a ser reelectos próximamente.

RFI: Justamente una de las principales medidas que prevé el gobierno francés, anunciadas hoy, es una propuesta que la derecha saca de la manga cada vez que se aproximan las elecciones y que ha sido criticada ampliamente, entre otras cosas, por ineficaz. Se trata de la instauración de cuotas de los migrantes que entran a Francia por motivos profesionales, es decir en función de las necesidades del mercado laboral. ¿Qué piensa la CIMADE de esto?

Rafael Flichman: Según la CIMADE implantar cuotas con objetivos cuantitativos por motivos profesionales de las migraciones no tiene ningún sentido. Primero, hay muchos migrantes sin papeles que trabajan hoy en día en casi toda Francia, sobre todo en sectores en tensión como la construcción, la limpieza, la seguridad, la restauración, y sería mucho más fácil, lógico y más económico desde la lógica del Estado regularizar a esta gente que ya está en Francia, construye su vida, habla francés, vive aquí, trabaja aquí, paga sus impuestos, etcétera. Sería mucho más lógico regularizarlos en vez de importar mano de obra de otros países. Por otra parte, implantar cuotas sería institucionalizar la discriminación por nacionalidad, lo que es completamente ilegal según todas las convenciones internacionales que ratificó Francia. Además, sería ver el fenómeno migratorio de una manera puramente utilitarista, que rechazamos en la CIMADE, por supuesto.

RFI: Las asociaciones que apoyan a los migrantes también critican las restricciones que se impondrían en materia de salud. Los solicitantes de asilo sólo podrán acceder a la protección sanitaria universal después de un tiempo de carencia de tres meses, y los indocumentados o que no obtuvieron el asilo ya no tendrán acceso al servicio durante un año sino sólo por seis meses.

Rafael Flichman: Estos anuncios que hizo el primer ministro esta mañana sobre la salud de las personas extranjeras que son muy vulnerables –estamos hablando de gente sin papeles y de gente que está pidiendo asilo político en Francia–, así que agregarles tres meses antes de poder acceder a una cobertura de salud mínima sería aumentar el riesgo para la salud pública y para la salud de esa gente que puede estar enferma, y esperar tres meses antes de poder acceder a la atención de un médico va por supuesto a agravar las patologías que pueden sufrir y van a ir a ver a los servicios de emergencia en los hospitales que ya están saturados, y eso va a agravar la situación de los hospitales y no va a mejorar la salud pública ni va a ayudar al gobierno a luchar contra el fraude. Y por la parte de la cobertura mínima para la gente sin papeles es lo mismo; ya está demostrado que esa cobertura ayuda a luchar contra los problemas de salud pública, las enfermedades infecciosas que si no las curamos rápidamente después son contagiosas y pueden tener repercusiones sobre toda la población. Y también la precariedad de esa gente que si no tiene esa cobertura mínima igual irá a las emergencias de los hospitales.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.