Saltar al contenido principal
Francia

Reforma de las pensiones: las concesiones del gobierno francés no convencen a los huelguistas

Manifestación contra el proyecto gubernamental de reforma de las pensiones, el 28 de diciembre de 2019.
Manifestación contra el proyecto gubernamental de reforma de las pensiones, el 28 de diciembre de 2019. REUTERS/Benoit Tessier

Tras una larga movilización, varias profesiones como los marineros, los choferes de camiones o los trabajadores de la Ópera de París han obtenido concesiones del gobierno francés en materia de jubilación. En cambio, los transportistas mantienen una huelga que ha alcanzado una duración récord.

Anuncios

El año nuevo se acerca y el movimiento social contra el proyecto del sistema "universal" de jubilaciones, deseado por Macron, se dirige hacia un nuevo récord. Pese a los llamados del gobierno, no ha habido tregua navideña.

Varias organizaciones de trabajadores mantuvieron la presión sobre el gobierno francés para que retire su proyecto de reforma del sistema de jubilaciones. Es más, el movimiento social francés que arrancó el 5 de diciembre ya superó en términos de duración la memorable huelga del año 1995 en los transportes (22 días), y pronto podría ir más allá de los 28 días de paro en el sector ferroviario en 1986-1987.

En un claro intento para desactivar algunos focos del movimiento social, el gobierno de Macron ha concedido excepciones en su proyecto de reforma.El gobierno busca crear un sistema universal que suprima los 42 regímenes especiales de pensiones, pero “universal” no significa “uniforme”. Con este argumento, el gobierno ha hecho algunas modificaciones a su reforma.

Los militares, por ejemplo, han quedado por fuera. Gendarmes, bomberos, vigilantes de prisiones y controladores aéreos podrán seguir jubilándose a los 57, incluso a los 52 años en lugar de los 64 años como lo prevé el nuevo sistema.

Los policías tendrán excepciones que los llevarán al mismo nivel. Los pilotos de aviones podrán partir a los 60 años.

Los bailarines de la Ópera de París, que pueden jubilarse a los 42 años, obtuvieron que el proyecto se aplique a partir de 2022.

Movilización de los bailarines de la ópera Garnier de París contra la reforma del sistema de jubilación.
Movilización de los bailarines de la ópera Garnier de París contra la reforma del sistema de jubilación. Reuters

Pero para los sindicatos esto no es suficiente. El sindicato CFDT –que tradicionalmente no se opone sino acompaña las reformas laborales– sigue pidiendo suprimir la edad de equilibrio de 64 años. Los sindicatos más contestatarios, encabezados por la CGT, siguen rechazando el proyecto.

Pese a que la reforma de pensiones sólo se aplicaría a las generaciones nacidas después de 1975, numerosos trabajadores de los transportes públicos (trenes, red suburbana en París, metros y buses) se mantienen en huelga y las movilizaciones en las refinerías de petróleo amenazan el suministro de gasolina.

En los últimos días, el tono ha subido entre el gobierno y las organizaciones de trabajadores. Philippe Martinez, líder del sindicato CGT que exige el retiro total del proyecto de reforma, acusó al gobierno de “apostarle al desgaste” de la huelga.

Por su lado, el titular de la cartera de Transportes, Jean-Baptiste Djebarri, fustigó un “sindicalismo” de “bloqueos” e “intimidaciones”. Sin esperar el mensaje presidencial de fin de año ni la reanudación de las negociaciones, varios sindicatos llamaron a una nueva movilización el 9 de enero.

Con información de Asbel López

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.