Saltar al contenido principal
Francia

Transporte público casi normal tras 46 días de huelga contra la reforma del sistema de pensiones

El tráfico en el metro  de París era casi normal este lunes 20 de enero de 2020.
El tráfico en el metro de París era casi normal este lunes 20 de enero de 2020. REUTERS/Gonzalo Fuentes

Este lunes, el tráfico ferroviario retornó prácticamente a la normalidad luego de que el principal sindicato del metro parisino y anunciara una suspensión de las medidas de fuerza en su pulso con el Gobierno, que impulsa una reforma del sistema jubilatorio. La protesta busca nuevas formas de expresión y se registran episodios de violencia.

Anuncios

El tráfico ferroviario será casi normal el lunes en Francia, cuando se cumplen 47 días de movilización contra la reforma de las pensiones. La autoridad de transporte de París ha anunciado la vuelta al servicio completo en 11 de las 16 líneas de metro.

En un comunicado de prensa publicado el sábado, UNSA, el principal sindicato de la empresa RATP, que gestiona el transporte público parisino, dijo que los conductores de metro, en la mayoría de las asambleas generales, habían votado a favor de una "suspensión" de la huelga, con el fin de recuperar fuerzas, sin pedir el fin del movimiento.

Por ello, la RATP espera para el lunes "una mejora muy marcada del tráfico en toda su red en comparación con los días laborables de las semanas anteriores".

Por el lado de los trenes, "la vuelta a la normalidad se confirma en toda la red nacional", anunció el domingo la dirección de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF) en un comunicado.

Sin embargo, la huelga en la SNCF "está lejos de haber terminado", aseguró por su parte el domingo Cédric Robert, portavoz del sindicato de la CGT-Cheminots, el principal gremio ferroviario opositor, al tiempo que anunció un "retorno significativo de los huelguistas" para el viernes, día en que se presenta el proyecto de ley de pensiones al Consejo de Ministros.

El transporte público es la punta de lanza de la movilización contra la reforma de las pensiones, que según el gobierno ha costado más de mil millones de euros en los ferrocarriles y el metro de París.

Macron tuvo que ser puesto a resguardo en un teatro

Mientras la huelga pierde fuerza, los opositores a la reforma buscan nuevos modos de protesta. En algunos casos, el descontento ha dado lugar a escenas de violencia.

El sábado, el presidente francés Emmanuel Macron tuvo que ser “puesto a resguardo” por la policía cuando presenciaba una obra de teatro en un teatro parisino Bouffes du Nord a raíz de la llegada de manifestantes.

El periodista y militante Taha Bouhafs, quien señaló por Twitter la presencia del presidente Emmanuel Macron en el lugar, llamó a perturbar su presencia, quedó en detención provisional este sábado.

La policía francesa lo detuvo por "participación en una reunión convocada con miras a cometer violencias o daños", precisó la fuente.

El viernes, la sede del sindicato CFDT, mayoritario en el sector privado, que aceptó retomar las negociaciones con el gobierno, fue invadida por manifestantes.

Entretanto, la Policía abrió una investigación después de que el viernes por la noche se produjera un incendio en la famosa brasserie parisina La Rotonde, donde Macron celebró la victoria que lo llevó a la Presidencia.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.