Saltar al contenido principal
Coronavirus

París se prepara para sufrir el impacto de la caída del turismo chino por el coronavirus

Turistas de un vuelo de Air China llegan al aeropuerto parisino Charles de Gaulle, el 26 de enero de 2020.
Turistas de un vuelo de Air China llegan al aeropuerto parisino Charles de Gaulle, el 26 de enero de 2020. REUTERS/Benoit Tessier

La decisión de Pekín de suspender los viajes organizados al extranjero para intentar contener la epidemia del virus de Wuhan es vista con preocupación en Francia, que recibe 2 millones de visitantes dispendiosos de ese país.

Anuncios

El brote de coronavirus podría afectar de manera considerable al turismo mundial, empezando por países asiáticos que dependen en particular de los visitantes chinos, como los vecinos Japón y Tailandia. Sin embargo, en Francia también existe una preocupación por la pérdida de esta clientela.

Con más de 2 millones de visitantes al año, los chinos representan un importante caudal de clientes para Francia, sobre todo porque esos turistas asiáticos son los que más gastan.

El número de chinos que visitan Francia ha aumentado en los últimos diez años, pasando de 715.000 en 2009 a unos 2,2 millones en 2018, según Atout France, la agencia nacional que promueve el turismo francés en el extranjero.

Sin embargo, esta cifra se ha estabilizado desde los ataques terroristas de 2015, cuando se contabilizaron 2,2 millones de visitantes, antes de 2 millones en 2016 y luego 2,1 millones en 2017.

París y sus alrededores siguen siendo el destino europeo más visitado por los chinos. Sin embargo, de enero a noviembre de 2019, la cantidad de visitas disminuyó un 8% en relación con el año anterior, con 892.000 arribos a los hoteles, según el Instituto Francés de Estadística (INSEE).

Alrededor del 25% de los visitantes chinos viajan en grupos, y el 75% son individuos o pequeños grupos. Se quedan una media de 5,2 noches.

"Si los chinos representan el 2,5% del total de los turistas, son aún más ‘pesados’ económicamente: con 4.000 millones de euros de gastos, representan el 7% de los ingresos del turismo", explica Jean-Pierre Mas, presidente de Entreprises du Voyage, la organización que representa al sector de los viajes en Francia.

Los más gastadores

Sólo en París y su región, los visitantes chinos gastaron 265 millones de euros en 2018 en bienes "duraderos", que no se consumen localmente, como un bolso, una prenda de vestir, un perfume o un simple recuerdo, según datos de la Cámara de Comercio y la Región.

Esto los convierte en los clientes más derrochadores, por delante de los estadounidenses (246 millones de euros), los españoles (85 millones) y los japoneses (78 millones).

Su presupuesto medio (sin contar el transporte) es de 1.024 euros por estancia, según el Comité de Turismo de la región (CRT), siendo las compras la segunda partida de gastos más importante después del alojamiento.

Las fiestas del Año Nuevo chino, del 25 de enero al 8 de febrero, pero también las dos semanas siguientes, son cruciales para los comerciantes: en 2018 y 2019, las ventas libres de impuestos por parte de los turistas chinos durante el período representaron alrededor del 10% de su gasto anual total, recuerda el operador de tiendas libres de impuestos Planet.

En 2019, el turismo chino representaba el 32% del valor de las ventas con tasa cero en Francia, detalla Planet.

"Estamos en temporada baja en este momento, pero si la situación persiste -y hay una probabilidad muy alta de que sea larga- el impacto económico será significativo, especialmente para el sector hotelero y de lujo", dice Jean-Pierre Mas.

Durante el año nuevo chino de 2019, "el número de exenciones de impuestos para los turistas chinos en Francia ha disminuido en un 5% en comparación con el año 2018, en particular debido al movimiento de los ‘chalecos amarillos’”, según la empresa Planet. Sobre esta base y en "el peor de los escenarios para 2020, las pérdidas podrían estimarse en un 10% de las compras libres de impuestos en Francia, es decir, 22 millones de euros".

"Esto creará inevitablemente una disminución de turistas chinos", aunque "febrero no es un mes tan crucial", añade Christophe Decloux, director general del CRT.

Decloux recuerda que en 2003, durante la epidemia de Sras en Asia, "tuvimos un descenso en las llegadas -para todos los mercados asiáticos y no sólo el de China- de 1,7 millones de turistas, lo que supuso una pérdida de unos 200 millones de euros de facturación".

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.