Saltar al contenido principal
Francia

Macron contra el "Islam político", en plena campaña electoral

El presidente francés en la ciudad de Mulhouse el 18 de febrero de 2020.
El presidente francés en la ciudad de Mulhouse el 18 de febrero de 2020. REUTERS - ARND WIEGMANN

A un mes de las elecciones municipales, el presidente francés Emmanuel Macron propone un plan de lucha contra el islamismo radical que califica de “separatismo islamista”. Francia pondrá fin a la llegada de imanes provenientes de otros países y que predican en las mezquitas francesas. 

Anuncios

El plan del presidente francés Emanuel Macron apunta a evitar la influencia extranjera en la organización del Islam en Francia. Para ello, se prohibirá la entrada de los llamados “imanes en misión”, es decir, personas que llegan de otros países para dirigir la oración colectiva en las mezquitas francesas. Los mensajes que predican no están siendo controlados y las autoridades francesas temen que tengan un contenido político que puedan desembocar en la radicalización.

La mayoría de estos 300 imanes en misión son enviados desde Turquía y Argelia y muchos no dominan el idioma francés.

En su discurso en la ciudad de Mulhouse desde donde anunció sus medidas, el mandatario liberal citó algunos ejemplos de los síntomas de la radicalización que se observa, a veces, en los barrios populares. “En una república, es inaceptable que alguien rechace darle la mano a una mujer por ser mujer. Y es inaceptable que alguien rechace ser atendido por un médico mujer”, dijo Macron.

También se pondrá fin a la acogida de imanes que cantan salmos y son recibidos cada año durante el periodo del Ramadán.

El separatismo islamista es incompatible con la libertad y la igualdad, incompatible con la indivisibilidad de la República y la necesaria unidad de la nación”, afirmó el jefe de Estado francés durante su visita a un barrio popular en la ciudad de Mulhouse, una de las en las que la radicalización islamista puede echar raíces.

Macron visitó uno de los barrios donde su gobierno ha desarrolado un plan de "reconquista republicana" y que consiste en el despliegue de maestros y policías.

Réditos electorales

Analistas y opositores de izquierda han calificado las medidas y el discurso de Macron como una jugada electoral para recaudar votos de la derecha y la extrema derecha a pocas semanas de las elecciones municipales. Lo cierto es que en Francia la lucha contra el comunitarismo musulman no está exento de objetivos electoralistas. Las derechas piden por ejemplo la prohibición de las listas electorales de inspiración religiosa.

Tratándose de un tema tan delicado y polémico en la sociedad francesa, Macron precisó que” no se trata de estigmatizar una religión. Y lo que haremos no es, como a veces algunos dicen, un plan contra el Islam. Eso sería un profundo error”, añadió después de conversar con las fuerzas del orden, políticos locales y responsables de asociaciones del sector.

El presidente francés rodeado de periodistas el 18 de febrero en Mulhouse.
El presidente francés rodeado de periodistas el 18 de febrero en Mulhouse. SEBASTIEN BOZON / POOL / AFP

 


Macron precisó que la intención del gobierno francés es aumentar el número de imanes formados en Francia una vez que se ponga fin a la llegada de imanes extranjeros en 2024, según la fecha que indicó luego el ministro del Interior francés.

Se anunció también la supresión del dispositivo ELCO, un programa educativo en el que 80.000 alumnos franceses reciben cursos de lengua y cultura extranjera ensenados por maestros extranjeros, no francófonos, enviados por 9 países (entre los cuales Argelia, Marruecos, Túnez) sin ningún control del ministerio de Educación francés. La medida no es nueva: la ministra de Educación del anterior gobierno de François Hollande ya había impulsado un control más estricto a los profesores procedentes del extranjero.

Un fenómeno “minoritario”, dice experto

 

 

Sin embargo, en Francia “hay un real problema de islamismo político”, aunque sigue siendo “minoritario” dijo a RFI el escritor Henry Peña Ruiz, filósofo experto en laicidad y profesor en el Instituto de Estudios Políticos de París.

“Existe una amenaza comunitarista en Francia pero todavía no se puede decir que haya vencido el comunitarismo religioso. Hay causas diversas, por ejemplo, la población de confesión musulmana o de origen magrebí padece de discriminaciones al empleo, al alojamiento y para ellas la promesa republicana parece un poco hipócrita o vacía de contenido. Entonces tienen la tentación de reafirmar los particularismos religiosos, incluso cuando son muy retrógrados como por ejemplo el hecho de la dominación del hombre contra la mujer. Pero es una minoría”.

Distinguir musulmanes e islamistas

¿Este comunitarismo del islamismo político podría fomentar la radicalización?, se le preguntó a Peña Ruiz. “Hemos vivido momentos de atentados de muerte, contra [el semanario satírico] Charlie Hebdo, contra [la sala de conciertos del] Bataclan… Hubo tragedias tremendas en Francia de asesinados por fanáticos islamistas. Cuando digo islamistas no digo musulmanes, me refiero a quienes pretenden convertir la religión en un proyecto de dominación política”, precisó el académico.

“Por el momento este proyecto es minoritario en las comunidades musulmanes, pero es una minoría de islamistas radicalizados muy fuerte que no vacilan en matar así que tenemos que ser muy vigilantes”, puntualizó Peña Ruiz.
 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.