Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

La central nuclear más vieja de Francia apaga la luz

Audio 02:45
La central nuclear de Fessenheim en febrero de 2020.
La central nuclear de Fessenheim en febrero de 2020. © REUTERS - VINCENT KESSLER

Este viernes 21 de febrero, a las 20:30 de Francia empezará a desactivarse el reactor nuclear más viejo de Francia y se apagará completamente 24 horas más tarde. La central de Fessenheim que está en Alsacia, cerca de la frontera con Alemania, fue inaugurada en 1977.

Anuncios

Sus críticos denunciaban que la planta de Fessenheim es obsoleta y que fue construida en una zona sísmica y sobre la napa freática más grande de toda Europa. Pero si el cierre es celebrado por los ecologistas, significa también la pérdida de miles de puestos de trabajo en una zona cuya economía depende de la central.

"Hoy vamos a sacrificar 2.500 puestos. ¿Por qué? Por nada. Por solo 2% de electores. Para que el Señor Hollande haya sido electo en 2012. No es algo técnico, ni ambiental, ni industrial. Es un desperdicio desde todo punto de vista", dijo a RFI el empleado de la central y líder sindical Alain Besserer. "Si por lo menos se podría decir que es una planta peligrosa, pero no es el caso. ¿Por qué arruinar tantas vidas? Son los ecologistas que representan 2% del electorado. Al fin de cuentas, por ellos estamos sacrificando una parte de la historia industrial de Francia."

Promesa electoral 

El ex presidente François Hollande había prometido durante su campaña en 2012 cerrar la central, pero es el actual mandatario Emmanuel Macron, también en campaña para las elecciones municipales, quien cumplió la promesa de su antecesor. Aunque Macron no verá el fin de la central de Fessenheim, la deconstrucción tardará 15 años, hasta 2040. El segundo reactor será apagado el próximo 30 de junio.

"Vamos a llegar al mes de junio y no tendremos puestos de empleos de sustitución. Incluso los proyectos de implantación de grandes centros industriales que en un momento se mencionaron, como Tesla o las baterías para Airbus, no vienen. En el corto plazo no habrá ni un puesto de empleo creado", explica a RFI el alcalde de Fessenheim, Claude Brender. "El panorama es muy difícil. Significa perdida de habitantes, perdida financiera que hoy no ha sido compensada. Lo que hoy está en juego es la supervivencia de 29 comunas y la suerte de 33.000 habitantes."

El gobierno local dejará de recibir los más de tres millones de euros anuales que llegaban a sus arcas por albergar la central. Fondos que le permitían a los casi 2.000 habitantes disfrutar de servicios que otras localidades similares no disponen. Hoy el 75 por ciento de la electricidad producida en Francia es nuclear. El gobierno quiere reducir esa parte al 50 por ciento para el 2035. Fessenheim es solo el inicio de un plan energético.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.