Saltar al contenido principal
CORONAVIRUS - FRANCIA

Gobierno francés evoca una salida gradual de la cuarentena

París en tiempos de cuarentena, el 27 de marzo de 2020.
París en tiempos de cuarentena, el 27 de marzo de 2020. REUTERS/ - Charles Platiau

El primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció el miércoles 1 de abril que tiene la intención de presentar "una estrategia de salida de la cuarentena" en "los próximos días".

Anuncios

"Es probable que no estemos avanzando hacia una salida de la cuarentena general y absoluta, a la vez, en todas partes y para todos", advirtió este 1 de abril el primer ministro francés Edouard Philippe al ser entrevistado por la misión de información de la Asamblea Nacional sobre la epidemia de COVID-19, por videoconferencia.

La estrategia adoptada no se basará en ningún precedente, subrayó el jefe de gobierno. En Francia, varios equipos trabajan en el tema, entre ellos el Consejo Científico, que emitirá un dictamen en los próximos días.

En su anterior dictamen del 23 de marzo, el Consejo Científico subrayaba que no sería posible levantar las medidas hasta que se "alcanzara" el "objetivo" de la cuarentena. En otras palabras, el pico de la epidemia tendrá que ser superado en gran medida y "la saturación de los servicios hospitalarios" tendrá que ser "contenida". El grupo de trabajo advirtió que esta situación no debería producirse antes de finales de abril.

Lea también: ¿Italia y España están doblegando la curva de contagios del coronavirus?

En Europa, ningún país ha relajado aún sus medidas, ni siquiera Italia, donde la cuarentena empezó una semana antes que en Francia. En China, desde el 25 de marzo, es posible salir, trabajar y viajar, después de dos meses de confinamiento, salvo en Wuhan, que permanecerá en cuarentena hasta el 8 de abril.

Levantar las medidas paso a paso

"Cuando hablamos de levantar la cuarentena, hablamos de un proceso muy gradual. Las personas vulnerables (personas de más de 65 años, personas que sufren comorbilidad, etc.) probablemente tendrán modalidades de salida mucho más cautelosas. En cualquier caso, será algo gradual y apoyado por la disponibilidad de pruebas para vigilar la aparición de nuevos brotes", explica a RFI el Pr. Arnaud Fontanet, jefe de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Emergentes del Instituto Pasteur y miembro del Consejo Científico.

Así, aunque muchos soñemos con una fiesta de fin de cuarentena, con abrazos y besos, es poco probable que esto sea posible de un día para otro. Incluso después de la reapertura de las escuelas o empresas, "tendremos que seguir aplicando las medidas de barrera, estar atentos al lavado de manos, a las distancias" al menos durante "algunos meses", insistió el director general de la Salud, Jérôme Salomon, entrevistado por franceinfo. Las grandes reuniones deberían ser las últimas en reanudarse.

Evitar una segunda ola

El levantamiento de la cuarentena podría realizarse "territorio por territorio", advirtió el ministro de la Salud Olivier Véran. La cuestión del control de los movimientos seguirá planteándose. En Alemania se está investigando la posibilidad de certificados de inmunidad, mientras en China, las autoridades ya utilizan un código QR que indica, en función del supuesto estado de salud de una persona, si se le permite viajar.

El presidente del Consejo Científico, Jean-François Delfraissy, recomienda utilizar la "estrategia de test masivos, utilizada en particular por los surcoreanos". "Tenemos varios contactos con expertos coreanos" con miras a "la salida de la cuarentena", reveló el 20 de marzo en La Croix.

El ministro de la Salud ha prometido un aumento de las pruebas de detección, con "50.000 test" de detección clásicos por día de aquí a finales de abril y la llegada gradual de test rápidos para llegar a "más de 100.000" por día "en junio". Algo que no será suficiente para examinar a todos, incluyendo a los pacientes asintomáticos.

Lea también: Así son los test rápidos que pronto pondrán fin al confinamiento en Francia

Además, habrá que realizar "pruebas serológicas para identificar a los franceses que han tenido la enfermedad, a veces sin saberlo", dijo Olivier Véran al Journal Du Dimanche. En el caso de la COVID-19, la inmunidad de la gente que fue infectada aún no ha sido probada "al 100%", reconoce la Organización Mundial de la Salud, pero es "probable". El ministro afirmó que los exámenes de sangre podrían realizarse a gran escala. Una vez que se haya establecido la inmunidad y la no contagiosidad de una parte de la población, el dispositivo de cuarentena podrá ser aliviado.

En ausencia de una vacuna o un tratamiento eficaz, el fin de la cuarentena podría dar lugar a un aumento del número de casos de COVID-19. "Si la tasa de franceses inmunizados es demasiado baja, el virus podría reiniciarse", advirtió Olivier Véran. El epidemiólogo Antoine Flahault estima que "se necesitaría entre el 50 y el 66% de las personas infectadas y luego inmunizadas para extinguir la pandemia" para siempre.

Según una estimación del Imperial College London, Francia estaría lejos de este porcentaje: sólo el 3% de los franceses habrían sido infectados por el momento. El desafío es, por lo tanto, levantar la cuarentena manteniendo la situación bajo control.

"Cuando se levante, el virus circulará mucho menos entre la población francesa, pero brotes reaparecerán a partir de los casos que pasaron desapercibidos, o de la importación de casos extranjeros... Iremos allí, haremos pruebas inmediatamente, aislaremos, y miraremos los casos de contacto", concluye el Pr. Arnaud Fontanet.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.