Saltar al contenido principal
revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 7 de marzo de 2012

Anuncios

La intervención televisiva de Nicolás Sarkozy ayer por la noche, y la campaña electoral para las presidenciales, siguen ocupando las portadas de la prensa francesa de hoy.

“Derecha: La gran carnicería”, ironiza Liberation en titular de portada, dando cuenta de la cacofonía que reina en el partido del gobierno, mientras que el presidente Sarkozy en la cadena publica France 2, se apropiaba la polémica sobre la carne halal.

Nicolás Demorad, director de la redacción de Liberation nos recuerda en su editorial las características de la victoriosa campaña de Nicolás Sarkozy en dos mil siete: Modélica, con la presidencia de la Republica como premio, con la que se ganó una reputación de chaman, de maestro, de gran profesional de las elecciones. El gran animal político capaz de dejar KO a sus adversarios, con una mezcla de intuición, cinismo y brutalidad.

Cinco años después, en lugar del “remake” prometido y esperado por la derecha, nos encontramos, constata Demorand, con un inmenso campo de ruinas. Modélico, pero por su improvisación, ausencia total de visión y de columna vertebral.

¿Quien puede decir hoy, se pregunta el editorialista, que es lo que defiende Nicolás Sarkozy, cual es su visión del mundo, de Europa y de Francia? Fuera de micrófono, los sarkozystas más fervientes describen, no solo su exclusión del equipo de campaña cuyos miembros pueden contarse con los dedos de una mano, si no también su abatimiento.

Frente al micrófono, ciertas grandes voces de la derecha, toman, con voz atiplada, sus distancias con la estupida polémica sobre la carne halal, asunto primero declarado sin importancia para después convertirse en gran causa nacional y primera preocupación de los franceses.

Conseguir en dos mil doce que un tema como este suscite una grotesca guerra de religiones y que los representantes de musulmanes y judíos de Francia le acaben dando lecciones de sereno laicismo, seria, concluye Liberation algo jocoso si no fuera nauseabundo e inflamable.

-La prensa conservadora no vio del mismo modo la intervención televisiva del presidente…

Pues no exactamente. “Sarkozy: la hora de la verdad” es el titular de primera plana de Le Fígaro, que da cuenta de las nuevas proposiciones del presidente. Proposiciones que, admite el diario conservador, planteo en posición de aspirante, para intentar convencer, reaccionar y remontar la corriente adversa.

Le Fígaro subraya los temas de la inmigración y seguridad, en lo que el jefe del estado es juzgado desde hace tiempo como mas competente por los franceses. De entrada, abordando la cuestión de la emigración, podemos leer, el jefe del estado ha querido recordar que Francia es “el país mas generoso de Europa” y que “quien quiera acomplejar a Francia solo tienen que intentar entrar entra en Estados Unidos sin empleo”

En este sentido anuncio que el endurecimiento de las condiciones de entrada en el país que había impuesto en su primer mandato, iban a continuar en caso de su reelección. Nicolás Sarkozy, se comprometió a dividir por dos el número de extranjeros acogidos en Francia, con el fin de “mejorar su integración”.

-Después de esto, algunos sondeos señalan un avance de los candidatos minoritarios…

Pues si, eso es lo que muestra en su portada Le Monde, confirmando que Melanchon, Bayrou y Le Pen progresan en detrimento del dudo en cabeza… es decir Hollande y Sarkozy.

Le Monde considera que es una buena noticia para el izquierdista Jean Luc Melanchon, de vuelta de sus vacaciones. Según el sondeo encargado por Le Monde, Frances Televisons y radio Francia, avanza un punto y medio rozando la barrera psicológica del diez por ciento.

Su intervención televisiva del pasado lunes en la cadena privada TFI fue muy bien recibida a pesar del horario tardío de su difusión. Jubilación a lo sesenta años, salario mínimo de mil setecientos euros, una nueva Republica, la sexta, el candidato del Frente de izquierdas defendió su programa durante una hora despues de la intervención de Marine Le Pen que lo hizo a una hora de mayor audiencia. Y aunque critico duramente la manera como le trató TF1, no anulo su comparecencia, ya que este verdadero “showman” sabe los grandes benéficos que representa una aparición televisiva con millones de espectadores como audiencia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.