Saltar al contenido principal
Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 19 de abril de 2012

Anuncios

La campaña de las presidenciales en Francia y los consejos de austeridad del Fondo Monetario Internacional son las noticias más destacadas de la prensa francesa de hoy.

Libération pone en portada a Marine Le Pen, candidata del partido de extrema derecha el Frente Nacional, sobre el titular “La amenaza”, explicando que podría crear la (mala) sorpresa, el próximo domingo, con unos resultados comparables a los de su padre en 2002. Para Paul Quinio, quien firma el editorial de Libération, a pesar de esto, su presencia en la segunda vuelta parece improbable. Aunque añade que la patrona del Frente nacional aprovecha en la recta final de una dinámica inquietante: la atención que despierta la lenta decadencia de Nicolas Sarkozy, la sorpresa ante la fuerza tranquila de François Hollande y el interés por la campaña popular de Jean-Luc Mélenchon han ocultado el fenómeno Le Pen. Cerca de uno de cada cinco electores podría verse tentado por el voto de la extrema derecha. Y aunque no alcance el tercer puesto, la hija del viejo jefe del FN va a instalarse de manera duradera en el paisaje político francés. Marine Le Pen ha fracasado en esta campaña con su programa económico, descalificado por su proposición de salir del euro, apunta Libération, pero la ausencia de indignación en torno a su campaña prueba que su banalización es más que concreta. Y lo que es más alarmante, concluye Libération, es que la seguridad ciudadana no ha sido el tema que se ha impuesto en su campaña. La culpa la tiene Sarkozy por haber escuchado a sus consejeros instrumentalizando el tema de la inmigración. El ha perdido con eso el poco crédito presidencial que le quedaba. Marine Le Pen, en cambio, ha ganado los dos o tres puntos que marcarán la diferencia.

Otra amenaza que planea sobre las elecciones es la económica, según la prensa especializada en economía: Les Echos se hace eco de la advertencia del Fondo Monetario Internacional sobre las consecuencias del saneamiento de las cuentas de los bancos, que calcula en dos mil millardos de euros. Algo que podría causar una disminución de la oferta de créditos y tener consecuencias negativas en la actividad económica. Y en un contexto marcado por las fuertes tensiones en los mercados bursátiles, la factura para la economía mundial sería elevada.

Ciertos medios, como el británico The Economist, acusan a Francia y a sus dirigentes de ignorar las dificultades económicas del país. De eso se defiende Le Monde en su editorial de portada, en el que admite que se han abordado temas periféricos en la campaña, como el de la carne Halal o la reforma del permiso de conducir, a veces hasta la caricatura, y que los aspirantes al poder prefieren evitar temas decisivos que pueden poner en contra a sus electores. Pero, por otro lado, añade Le Monde, la cuestión central de cómo cuidar un país enfermo de la deuda sin matarlo a golpes de recesión ha sido ampliamente debatida. Sea para desembarazarse de ella, como la mayoría de los pequeños candidatos, sea para responder del modo más realista posible, teniendo en cuenta el estrecho margen de maniobra del que dispondrá el nuevo presidente. Tanto Bayrou, Hollande o Sarkozy han establecido un plan de vuelta al equilibrio presupuestario, y calculado su coste en materia fiscal y de reducción del gasto público. Plan que reclamará una ejecución delicada. Este será el desafío mayor del próximo jefe del Estado.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.