Saltar al contenido principal
Revista de prensa

La reseña de la prensa francesa del 9 de julio de 2012

Anuncios

Lo más destacado de este lunes son los triunfos deportivos y la conferencia social convocada por el gobierno francés.

El triunfo de Roger Federer en Wimbledon para empezar. Le Figaro y el deportivo L'Equipe publican foto del tenista suizo en primera plana y L'Equipe lo llama "el eterno número uno" porque con este triunfo Federer volvió a conquistar el primer puesto en la clasificación mundial que había perdido en 2010.

El otro deportista destacado es Thibaut Pinot, el más joven ciclista del Tour de Francia que dio la sorpresa ayer al descolgarse del pelotón y ganar una etapa de montaña. L'Humanité, L'Equipe y Libération le dan despliegue en portada. Libération lo llama "el as de la cuesta" y subraya que la revelación del Tour 2012 tiene apenas 22 años.

Mucha tinta y mucho espacio dedica la prensa a esa conferencia social convocada por el presidente François Hollande que a partir de hoy y durante dos días reúne al gobierno, a las 5 grandes centrales sindicales y a las 3 organizaciones patronales. El objetivo es pactar un nuevo "contrato social", según anuncia el matutino conservador Le Figaro que se muestra bastante escéptico porque estima que aquí en Francia cada sector defiende sus intereses sin preocuparse por el interés general. "Se trata de inventar el contrato social de la post-crisis, así como se logró el contrato social de la post-guerra". Esta frase es del ministro Michel Sapin citado por Libération en su editorial. Y el editorialista opina que la comparación es acertada porque la crisis que enfrenta actualmente el mundo occidental es una forma de guerra. L'Humanité se concentra en las expectativas de los ciudadanos. "Puesto que las desigualdades siguen aumentando, escribe el diario comunista, hay que empezar por reclamar la solidaridad de los ricos." Es decir, aumentar el impuesto a las grandes fortunas y el impuesto a las ganancias de las empresas. Le Parisien asegura por su parte que los franceses esperan cosas muy concretas de dicha conferencia social: trabajo, poder adquisitivo y competitividad para las empresas.

Ha sido muy comentada la avería en la empresa de telefonía celular Orange. Fue una avería gigantesca, histórica, misteriosa, inexplicable. Todos esos adjetivos son utilizados por la prensa para calificar lo que ocurrió. Durante más de 12 horas, entre el viernes a las cuatro de la tarde y la madrugada del sábado, la red de telefonía celular de Orange estuvo completamente paralizada. Es decir que 27 millones de usuarios quedaron incomunicados. Pánico total. Para algunos particulares fue dramático, como el caso que narra el diario La Croix de un anciano de 78 años que se cayó en la escalera de su casa y tuvo que arrastrarse hasta alcanzar el teléfono fijo para pedir ayuda porque el celular que tenía en el bolsillo no funcionaba. Pero los particulares no fueron los únicos afectados. Libération explica que servicios vitales como el agua, los transportes y la salud dependen actualmente de los celulares, con lo cual una avería como ésa puede desestabilizar completamente la economía y la vida de la gente.

Y para terminar una mirada a la primera plana del tabloide Le Parisien que a través de dos fotos muestra el contraste entre el norte y el sur de Francia en lo que se refiere al clima. Arriba una imagen de París bajo la lluvia y abajo una foto de gente bronceándose al sol en una playa del Mediterráneo. El verano sólo ha llegado en el sur, explica el periódico y precisa que en el norte el tiempo es como de un mes de noviembre. Bienaventurados los que viven o pasan vacaciones en el sur del país, exclama el matutino y advierte a quienes estén preparando viaje a París que traigan paraguas y pulóver de lana, que olviden las sandalias y las vestimentas ligeras porque el mal tiempo va a durar por lo menos una semana más.
 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.