Saltar al contenido principal
Irán

El acuerdo con Irán se hace esperar

El canciller iraní Mohammed Javad Zarif y su delegación afirman que se opondrán a cualquier "exigencia excesiva" en las negociaciones para frenar el programa nuclear.
El canciller iraní Mohammed Javad Zarif y su delegación afirman que se opondrán a cualquier "exigencia excesiva" en las negociaciones para frenar el programa nuclear. REUTERS/Fabrice Coffrini/Pool

Los cancilleres del Grupo 5+1 viajaron a Ginebra para un último intento de llegar a un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear. A cambio de frenar el enriquecimiento de uranio y permitir inspecciones, se flexibilizarían las sanciones económicas que asfixian al país persa. “El punto más difícil es el acceso a la planta de Arak donde se podría producir plutonio” según el corresponsal de RFI en el hotel Intercontinental donde se realizan las negociaciones.

Anuncios

Los cancilleres de Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania (llamado Grupo 5+1) se sumaron este fin semana a la recta final de las negociaciones con Teherán con la firme intención de alcanzar un acuerdo temporal sobre el programa nuclear iraní.

Nada parece sin embargo más inseguro este sábado al mediodía en los pasillos del hotel Intercontinental de Ginebra, donde se realizan las negociaciones. El canciller británico William Hague recordó que no viajaron a la ciudad suiza “porque las cosas están concluidas” sino todo lo contrario: “estamos aquí porque son difíciles y siguen siendo difíciles.”

Y es que el canciller iraní Mohamad Zarif acababa de insistir públicamente que el régimen se opondrá a cualquier “exigencia excesiva” que le prive de sus derechos nucleares. “No estamos dispuestos a aceptar un acuerdo que perjudique los derechos e intereses de Irán”, subrayó Zarif agregando que “el enriquecimiento de uranio debe formar parte de cualquier acuerdo”.

Desde el Intercontinental, el corresponsal de Radio Francia Internacional Juan Carlos Tellechea, asegura que “el último punto pendiente de solución es el de la planta de agua pesada de Arak. El complejo, situado al noroeste de Irán, es una instalación descubierta en 2002 gracias al espionaje por satélite y puede producir potencialmente plutonio para la fabricación de una bomba atómica.” Las 5 potencias con derecho a veto de la ONU más Alemania, reclaman al régimen de Teherán que pare su actividad, “así como el enriquecimiento de uranio al 20% a cambio de una suavización mínima de las sanciones económicas y financieras.” Tellechea anticipa que “sería inminente un acuerdo temporal por seis meses en el que se ha trabajado hasta la pasada madrugada y se sigue trabajando intensamente aún.”

El enriquecimiento de uranio al 20% es el tema que más preocupa a los países occidentales y a Israel, que temen que se utilice para obtener uranio al 90% que les permita fabricar la bomba atómica, algo que niega Teherán.

Al cierre de esta nota un negociador iraní aseguraba que no había “ninguna seguridad que se llegue a un acuerdo este mismo sábado”.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.