Saltar al contenido principal
SIRIA / NACIONES UNIDAS

La ONU adopta un plan de paz para Siria

Los cancilleres estadounidense y ruso John Kerry y Sergueï Lavrov, después de la adopción por la ONU de la resolución para una transición política en Siria, este 18 de diciembre de 2015.
Los cancilleres estadounidense y ruso John Kerry y Sergueï Lavrov, después de la adopción por la ONU de la resolución para una transición política en Siria, este 18 de diciembre de 2015. REUTERS/Eduardo Munoz

Cuatro años y medio después del inicio de la guerra en Siria, las grandes potencias superaron sus diferencias este viernes en la ONU y adoptaron unánimemente una resolución que llama al cese al fuego y al inicio de negociaciones de paz en enero próximo entre las partes del conflicto sirio. Un documento que, sin embargo, no zanja el polémico tema del futuro del presidente Bachar Al-Asad.

Anuncios

Tras arduas negociaciones, los quince miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptaron por unanimidad este viernes una resolución que ratifica un plan de paz ruso-estadounidense para Siria.

El documento, que retoma las grandes líneas de la hoja de ruta en favor de una transición política firmada el 14 de noviembre en Viena, prevé la apertura pronta de negociaciones de paz entre el gobierno sirio y la oposición. Un diálogo que debería abrirse "a comienzos de 2016", reza el texto.

Las grandes potencias piden a todas las partes del conflicto que cesen "inmediatamente los ataques contra civiles" y planea el establecimiento de un cese al fuego de aquí a un mes. En cuatro años y medio, la guerra en Siria ha provocado la muerte de 250.000 personas y obligado a millones a huir. Este cese de las hostilidades sin embargo no se aplicaría "a las acciones ofensivas y defensivas" contra los grupos extremistas como el Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra.

"Poner fin a las matanzas en Siria"

En esta resolución, los integrantes del Consejo de Seguridad también llaman a la creación de un gobierno de transición en Siria con un proceso que, "en los próximos seis meses", ponga en marcha un sistema de gobierno "creíble, inclusivo y no sectario", modalidades para una nueva Constitución y organice "en los próximos 18 meses elecciones libres y regulares". Todos los sirios, incluso los de la diáspora, podrían participar en estos comicios.

Dicho texto "envía un mensaje claro a todos de que es tiempo de poner fin a las matanzas en Siria", celebró el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, quien aunque reconoció la dificultad de la tarea saludó el "grado de unidad sin precedentes" exhibido por las grandes potencias.

El futuro de Bachar Al-Asad aún divide

Sin embargo, la resolución no zanja el futuro del actual presidente sirio, Bachar Al-Asad, cuyo régimen fue acusado nuevamente esta semana por la ONG Human Rights Watch de crímenes contra la humanidad por haber torturado a miles de prisioneros.

Para los occidentales, Al Asad debe abandonar el poder. Así lo reiteraron este viernes el presidente de Estados Unidos Barack Obama y el canciller francés Laurent Fabius. "Su partida se impone por razones no sólo morales sino de eficiencia", dijo Fabius. Pero Rusia e Irán, grandes aliados del régimen sirio, rechazan esta posibilidad. Una divergencia que constituye uno de los principales obstáculos a una salida al conflicto.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.