Saltar al contenido principal
REVISTAS DE PRENSA

La reseña de la prensa francesa del 11 de agosto de 2017

El escándalo de los huevos contaminados con fipronil da mucho de qué hablar en la prensa.
El escándalo de los huevos contaminados con fipronil da mucho de qué hablar en la prensa. REUTERS/Hannibal Hanschke/Illustration Photo

Anuncios

El escándalo de los huevos contaminados con fipronil es el tema de primera plana en Libération. "Esta nueva crisis sanitaria que agita a Europa pone en evidencia las prácticas censurables de la industria alimentaria y pone en duda la calidad de nuestra alimentación", comenta el tabloide y agrega que esos huevos aromatizados con un insecticida neurotóxico son "un síntoma, uno más, de la locura productivista que pone en riesgo la salud humana y causa enormes sufrimientos a los animales". El diario critica la evidente falta de reactividad de las autoridades (puesto que se ha establecido que las autoridades holandesas estaban al corriente desde el año pasado pero no alertaron a los otros países) y subraya las insuficiencias de los controles a la agroindustria. Pero lo más preocupante es que "seguramente las cosas seguirán igual hasta el próximo escándalo" concluye Libération.

Le Figaro sigue con atención la escalada verbal entre los presidentes de Estados Unidos y de Corea del Norte y se concentra en lo que está ocurriendo en bambalinas, es decir en el seno de la administración estadounidense. Según el periódico, las declaraciones guerreristas de Trump sorprendieron a su equipo porque ni su jefe de gabinete, ni los secretarios de Estado y de Defensa, ni su consejero de seguridad nacional parecían estar al corriente de que el presidente iba a proferir amenazas de guerra nuclear. Lo que muestra en opinión de Le Figaro que sigue habiendo un gran desorden en el seno del ejecutivo estadounidense. "El Departamento de Estado parece fuera de juego; seis meses después de la investidura de Trump todavía no hay embajador en Corea del sur y acaban de renunciar sin preaviso los dos colaboradores más cercanos de la embajadora ante Naciones Unidas, en fin un estado de crisis permanente es lo que caracteriza a la administración Trump, lo cual aumenta el riesgo de que cualquier incidente desate una incontrolable reacción en cadena", asegura el matutino francés.

La Croix dedica su portada y su editorial a Venezuela. "Pocos países han conocido estos últimos años una caída tan vertiginosa como la que está arrastrando a Venezuela. Ese Estado, que posee las más importantes reservas de petróleo del mundo está de rodillas y el sistema redistributivo que había puesto en marcha Hugo Chávez se derrumbó", escribe el editorialista del diario católico. Habla de la escasez de productos de primera necesidad, de la inflación galopante y sostiene que si hubiera elecciones en este momento, Nicolás Maduro sería "barrido". La Croix opina que el presidente venezolano se sostiene únicamente gracias al apoyo del ejército y dice que ese apoyo se explica porque los oficiales y generales se aprovechan plenamente del sistema. "Pero una aplastante mayoría de la población que padece la violencia, la corrupción y a veces la miseria, sólo espera que el mandatario se largue", afirma el periódico y termina diciendo que ojalá las elecciones de diciembre (elecciones regionales) permitan que el pueblo se exprese, pese a los enormes riesgos de fraude.

Libération publica un largo reportaje sobre un escándalo que ha salido a la luz pública en Israel: el de los niños yemenitas desaparecidos en la década del 50. Tras la creación del estado de Israel empezaron a llegar judíos de todo el mundo para instalarse allí, entre ellos muchos judíos yemenitas. Familias enteras de judíos yemenitas que llegaban pensando haber alcanzado el paraíso pero que muy rápidamente se desencantaron cuando sus hijos de corta edad o recién nacidos desaparecieron en los hospitales. A las familias se les decía que los bebés habían muerto pero hoy se sabe que esos niños (entre mil y cinco mil) fueron dados en adopción o peor aún, utilizados como conejillos de indias en experimentos médicos. "50 años después de los hechos, bajo la presión de la prensa y de las familias, el gobierno aceptó abrir los archivos y son escalofriantes", comenta Libération.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.