Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Pacto de Marrakech: un acuerdo de cooperación...y controversia

Audio 04:59
Rueda de prensa durante el encuentro en Marrakech para firmar el Pacto Mundial para la Migración. 10 de diciembre de 2018.
Rueda de prensa durante el encuentro en Marrakech para firmar el Pacto Mundial para la Migración. 10 de diciembre de 2018. REUTERS/Abderrahmane Mokhtari

El Pacto Mundial de las Migraciones adoptado en Marrakech y que debe ser ratificado este miércoles en Naciones Unidas, es el primero que se firma en materia de movilidad de personas. Pero pese a no ser vinculante, genera críticas y rechazo en algunos países. Este martes provocó la caída del gobierno de Bélgica.

Anuncios

Reunidos en Marrakech, cerca de 160 países adoptaron el lunes 10 de diciembre el Pacto Mundial para la Migración de Naciones Unidas. Este texto, no vinculante, pretende enviar un mensaje mundial sobre los esfuerzos necesarios para ordenar y dar un marco de seguridad a los flujos migratorios.

El objetivo del pacto es intentar fijar una dirección para buscar soluciones a un problema que afecta a muchos países de manera diferente. En el caso del país anfitrión del encuentro, Marruecos, se trata de un país emisor, receptor y de paso de muchos migrantes.

Pese al fuerte compromiso que implica, el pacto es más bien una recomendación y no obliga en la toma de decisiones de cada país. Si bien el texto no es vinculante, ha generado rechazo en algunos países. Es el caso de Estados Unidos o naciones europeas como Austria, Hungría o República Checa, países gobernados bajo un discurso antiimigración, que junto a otra decena de países decidieron retirarse del pacto. Sin embargo, estados como el español han apoyado e impulsado esta declaración de principios

Crisis belga

Las tensiones por el contenido del pacto han llegado hasta la crisis extrema de hacer caer un gobierno, el de Bélgica. El primer ministro Charles Michel, anunció este martes la renuncia de su gobierno de centro derecha. La semana pasada había recibido las dimisiones de los ministros nacionalistas flamencos de su coalición quienes se oponían al pacto mundial de la ONU.

A pesar de su caracter no vinculante, este texto fue rechazado por los nacionalistas flamencos, estimando que abre el camino a una pérdida de soberanía para definir la política migratoria de los Estados que los firmen.

En América Latina también hay rechazo

En América Latina hay dos países que se oponen: República Dominicana y Chile. Su presidente, Sebastián Piñera, no defiende el acuerdo y pretende cerrar las puertas de su país a una parte de la migración. Y en Brasil, el futuro presidente Jair Bolsonaro, anticipó que dará marcha atrás a su firma apenas asuma el cargo el 1° de enero.

El Pacto Mundial para la Migración es el primero que se adopta en materia de movilidad de las personas en el mundo y pretende hacer frente a uno de los principales desafíos de la actualidad. Además, su ratificación coincidió con el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

  • Entrevistado: Xavier Aragall, experto en Migraciones en el Instituto Europeo del Mediterráneo.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.