Saltar al contenido principal
REVUELTAS EN EL MUNDO árabe

El Ejército de Bahréin abre fuego contra los manifestantes

Marcha fúnebre en Sitra, en el este de Manama, por un joven asesinado en las manifestaciones contra el régimen, 18 de febrero de 2011.
Marcha fúnebre en Sitra, en el este de Manama, por un joven asesinado en las manifestaciones contra el régimen, 18 de febrero de 2011. ©Reuters

Las dictaduras de Libia, Bahréin y Yemen tratan de evitar que se repita el caso de Egipto y Túnez. Human Rights Watch denuncia 24 muertes en las manifestaciones de Trípoli, y cinco yemenitas han perecido este viernes en las cargas policiales.

Anuncios

Los vientos de las revueltas que recorren el mundo árabe han amainado victoriosos en Túnez y Egipto y soplan ahora en Libia, Yemen y Bahréin, donde las protestas están siendo reprimidas violentamente por sus respectivos gobiernos. Cada Día de la ira  se paga con sangre y muertos.

En Bahréin, un minúsculo reino del Golfo Pérsico pero de una gran importancia estratégica para Estados Unidos, la ejército de el régimen de Hamad bin Isa al Jalifa ha abierto fuego contra los manifestantes este viernes. Medio millar de manifestantes que se dirigían a la plaza Lulu, en el centro de Manama, bloqueada por el Ejército desde ayer, han recibido los disparos.  Al menos seis personas encontraron la muerte el jueves bajo el fuego de la policía.

La protesta de Bahréin va cogiendo impulso. Algo que se ha podido constatar este viernes en el entierro de los manifestantes muertos en las cargas policiales. Miles de personas han acompañado al cortejo fúnebre, según informa la agencia France Presse. “¡Ni chiitas, ni sunitas. Unidad nacional", "Sunitas y chiitas son hermanos", gritaban los asistentes a los funerales, según testigos citados por la misma agencia.

No es el único lugar donde está corriendo la sangre en el mundo árabe. Al menos 24 manifestantes murieron en Libia en la jornada de protesta contra el régimen de Muamar Kadafi. El tráfico balance ha sido ofrecido este viernes por la televisión Al Jazira y la ha confirmado la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

Los primeros disturbios en Libia estallaron durante la noche del martes tras la detención de un militante de los derechos humanos en Benghazi, la segunda ciudad del país. Unas horas después de su detención, cientos de familiares de esos reos encarcelados salieron a la calle. Reclamaban su liberación ante la sede de una comisaría de Benghazi, que tiene más de un millón de habitantes, la sexta parte de la población libia.

El jueves se pretendía que fuera el día grande, el Día de la ira. La protesta fue convocada por Internet y se concibió para encender la misma mecha que prendió en Egipto: tomar una plaza y no abandonarla hasta derribar el régimen.  La policía, según contaron testigos de la protesta a la cadena Al Jazira y al diario Al Youm, abrieron fuego para dispersar a los manifestantes. Y en la capital, Trípoli, centenares de personas afines al régimen marcharon hasta la plaza Verde para evitar que ésta fuera tomada por los opositores.

Similar balance sangriento se está cobrando la policía de Yemen, Tres personas perdieron la vida y 19 resultaron heridas en los violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes el jueves por la noche en Aden, principal ciudad del sur de Yemen, según un nuevo balance ofrecido este viernes por fuentes hospitalarias.  Y los episodios violentos se han repetido el viernes, al explotar una granada en una manifestación antigubernamental en Saná: han muerto dos personas y otras 27 han resultado heridas.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.