Saltar al contenido principal
La onda expansiva de las revueltas

Saleh se aferra al poder en Yemen y el diálogo se estanca en Bahréin

©Reuters/Jaled Abdullah

El presidente yemenita que lleva 32 años en el poder afirmó que sólo abandonará la partida “por las urnas”, mientras en la calle miles de personas protagonizaban una sentada para exigir la caída del régimen tras el asesinato de otro manifestante. Miles de manifestantes siguen acampados en la Plaza de la Perla en Manama, la capital de Bahréin.

Anuncios

El reguero de pólvora de las revueltas que comenzaron en Túnez y siguieron en Egipto se extiende y empieza a explotar en varios países de Oriente Medio y del norte de África.

En la península arábiga, en Yemen, la oposición decidió unirse a los manifestantes, compuestos hasta ahora principalmente por estudiantes, para exigir desde una plaza situada delante de la Universidad de Saná, la caída del régimen, una plaza que ha sido rebautizada con el nombre de “plaza Tahrir”, como la de El Cairo, escenario de las protestas egipcias.

El presidente Alí Abdalá Saleh, declaró este lunes en rueda de prensa que no se irá más que “por medio de las urnas” y eso a pesar de que las protestas se intensifican en el país. El descontento no amaina a pesar de las promesas hecha por Saleh de emprender reformar y no presentarse a un nuevo mandato en las próximas elecciones presidenciales, previstas en 2013. La represión de las revueltas se han saldado hasta este lunes con 12 muertos después del asesinato en Aden, en el sur del país, esta pasada madrugada de un joven.

Mientras, en Bahréin miles de manifestantes acamparon en la Plaza de la Perla de Manama, la capital, foco de la contestación. Los intentos por entablar un diálogo entre el poder de la dinastía sunita de los Al Jalifa y la oposición chiíta (otra rama del Islam), se han quedado de momento en nada.

Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, ha pedido que se hagan reformas políticas de forma inmediata y calificó de inaceptable la violencia de las fuerzas de seguridad para reprimir las protestas. 

Por otro lado, el opositor, Hassan Machaimaa, exiliado en Londres, anunció que vuelve al país este martes. Machaimaa, que está siendo juzgado por contumacia en un caso de terrorismo, se encuentra en la capital británica desde junio adonde llegó para tratarse por problemas de salud.

En Irak, un adolescente fue asesinado y 48 manifestantes resultaron heridos el domingo por la noche en enfrentamientos con las fuerzas del orden de Suleimaniyeh, la segunda ciudad del Kurdistán iraquí, escenario desde hace cinco días de incidentes.

En Sudán, Omar el Bashir, no se presentará en las próximas elecciones presidenciales, según anunció un responsable del Partido nacional del Congreso (NCP), pero también precisó que su decisión no tiene nada que ver con la ola de protestas en el mundo árabe.

En Irán, las autoridades intentan sellar las bocas de los opositores y las ansias de revuelta de los ciudadanos. Teherán desplegó un importante dispositivo de seguridad para evitar cualquier atisbo de protesta. Las páginas web de la oposición aseguran que se ha registrado enfrentamientos entre policía y manifestantes. La policía detuvo durante unas horas a la hija del ex presidente Rafsandjani que en las elecciones del 2009 había apoyado la candidatura de Mir Husein Musavi.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.