Saltar al contenido principal
REVUELTAS EN EL MUNDO áRABE

La ONU acusa a Bahrein de violar el Derecho Internacional

La plaza de la Perla, en Manama, el 16 de marzo.
La plaza de la Perla, en Manama, el 16 de marzo. © Reuters

Naciones Unidas se dice alarmada por la violencia y el asalto a hospitales. Al abrigo del foco mediático, situado en la crisis libia, el régimen suní está reprimiendo con dureza las protestas que se producen en el país. El miércoles dispersó violentamente las concentraciones en Manama, causando al menos cinco muertos.

Anuncios

 

Con menos foco mediático que la revuelta libia, el Gobierno de Bahrein está reprimiendo con dureza las revueltas populares que tiene en su seno, nacidas al auspicio de la ola de protestas que sacude el mundo árabe. Tal está siendo su crudeza que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció el jueves que el régimen está violando la legislación internacional.

Un comunicado de la ONU explica que Pillay está “profundamente alarmada por la escalada de la violencia cometida por las fuerzas de seguridad en Bahrein”, y en particular por el asalto del Ejército a los hospitales y los centros médicos.

El miércoles, las fuerzas de seguridad se aplicaron con gran violencia en la capital del país, Manama, donde disolvieron las concentraciones de protesta, cobrándose al menos cinco muertos.

La represión ejercida por la dinastía sunita  es asfixiante. Este jueves han vuelto a ser detenidas seis personas de la oposición. Se trata de cinco chiitas y un opositor de la izquierda sunita. entre las personas arrestadas figura el secretario general del movimiento Haq, una formación prohibida de la oposición chiita, Hasan Machaimaa, quien regresó a Manama el 26 de febrero gracias a un indulto real que pretendía acallar las protestas.

Las revueltas de Bahrein están adquiriendo cierta dimensión internacional con el paso de las horas. Las monarquías vecinas del Golfo, entre ellas Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, han enviado tropas para ayudar al Gobierno a hacer frente a la sublevación popular.

Estados Unidos comienza a mirar de reojo la evolución de la situación en este país. Su secretaria de Estado, Hillary Clinton, el miércoles lanzó una amenaza al aire en una entrevista al canal CBS, al avisar a los países del Golfo que apoyando militarme a la dictadura de Bahrein van por "mal camino".

El propio presidente de EEUU, Barack Obama, se ha involucrado en el asunto. Ha expresado a los reyes de estos países su “profunda preocupación” por la violencia en el país en una conversación telefónica, según ha hecho saber la Casa Blanca.

En conversaciones con el rey saudí Abdulá y de Bahréin Hamad Ben Isa Al Jalifa, aliados de Estados Unidos, "el presidente expresó su profunda preocupación acerca de la violencia en Bahréin", declaró Jay Carney en la rueda de prensa diaria.

Estas prácticas no son nuevas, denuncia Amnistía Internacional (AI), que ha acusado a las fuerzas de seguridad de Bahrein de utilizar "fuego real y fuerza extrema" durante la represión de las manifestaciones desde hace semanas.

La organización hizo públicas este jueves las conclusiones del equipo de investigación que envío al país entre el 20 y el 26 de febrero y que estuvo formado por dos investigadores de la organización y un médico estadounidense especializado en atención de urgencia y salud pública.

El informe, que se basa en entrevistas a testigos, víctimas y sus familiares, personal hospitalario y del depósito de cadáveres, funcionarios del Estado y activistas de Derechos Humanos, denuncia unas prácticas “brutales” para sofocar la revuelta.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.