Saltar al contenido principal
Estados Unidos/Libia/Egipto

Matan al embajador de Estados Unidos en Libia

J. Christopher Stevens, embajador de Estados Unidos en Libia, asesinado el 11 de septiembre de 2012.
J. Christopher Stevens, embajador de Estados Unidos en Libia, asesinado el 11 de septiembre de 2012. REUTERS/US State Department/Handout

El representante norteamericano y otros tres funcionarios de ese país fueron asesinados tras el ataque el martes contra el consulado de EE.UU. en la ciudad libia de Bengasi. El mismo día, la embajada estadounidense en El Cairo había sido también blanco de violentas protestas protagonizadas por islamistas que denunciaban una película que consideraban ofensiva para su religión.

Anuncios

El embajador de Estados Unidos en Libia, J. Christopher Stevens, y otros tres funcionarios norteamericanos murieron el martes por la noche en el ataque contra el consulado de EE.UU. en Bengasi, anunció este miércoles un responsable del ministerio del Interior libio.

El consulado de Estados Unidos en la ciudad libia de Bengasi y la embajada norteamericana de El Cairo fueron asediadas el martes por la noche por miles de manifestantes que protestaban violentamente por una película difundida en el marco de la conmemoración de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en la que aparecía caracterizado el profeta Mahoma.

La protesta se inició en El Cairo, cuando salafistas (rigoristas) egipcios tomaron por asalto la embajada norteamericana, quitando y rasgando la bandera estadounidense y reemplazándola por el pabellón blanco y negro de los islamistas donde podía leerse: "No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta".

Por la noche, protestas por la misma cinta fueron el pretexto para el ataque armado contra el consulado norteamericano en Bengasi. En un primer momento, sólo se indicó que había un estadounidense muerto no identificado, así como varios heridos.

El presidente estadounidense Barack Obama condenó los ataques contra quienes "ejemplificaron el compromiso de Estados Unidos con la libertad, la justicia y la sociedad con naciones y pueblos de todo el mundo, en contraste con aquellos que les arrebataron sus vidas".

"He ordenado a mi administración que provean todos los recursos necesarios para apoyar la seguridad de nuestro personal en Libia, y aumentar la seguridad de nuestros puestos diplomáticos en todo el mundo", añadió.

Por otro lado, Obama aseguró que el ataque "no rompería" los lazos de su país con Libia.

El martes por la noche, el Congreso General Nacional (CGN) libio, la más alta autoridad política del país, expresó en un comunicado, en inglés, su "indignación" y "su condena en los términos más enérgicos" del ataque "criminal" que ha llevado a "la muerte y lesión de cierto número de personas".

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, condenó inmediatamente el ataque y señaló que aunque “deplora” cualquier intento por denigrar las convicciones religiosas de otros, “nunca existe una justificación para un acto de violencia de este tipo”.

La obra denunciada por los islamistas es una película titulada “Innoncence of Muslims”, dirigida por un israelo-estadounidense llamado Sam Bacile. El hombre, un promotor de 54 que trabaja como promotor una inmobiliaria, dijo a The Wall Street Journal que había realizado la película con 60 actores y durante tres años en California.

“Es una producción estadounidense, cuyo objetivo no es atacar a los musulmanes, sino mostrar la ideología destructiva del islam”, declaró en un comunicado. “Es una película política, no una película religiosa”, aseguró al WSJ durante una entrevista en la que se refirió al islam como a “un cáncer”.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.