Saltar al contenido principal
Estados Unidos/Libia

¿Fue planificado el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi?

Uno de los atacantes del consulado de Bengasi, el 11 de septiembre de 2012.
Uno de los atacantes del consulado de Bengasi, el 11 de septiembre de 2012. REUTERS/Esam Al-Fetori

Funcionarios estadounidenses estiman que el ataque de este martes 11 de septiembre contra su consulado en Bengasi, en el que murieron el embajador estadounidense y tres de sus compatriotas, no fue espontáneo y ven la firma de Al Qaida. La policía dispersó este jueves a una manifestación que había tomado la embajada de EE.UU. en Yemen.

Anuncios

El ataque de cuatro horas de duración contra el consulado estadounidense en Bengasi, que culminó con la muerte del embajador estadounidense Christopher Stevens y de otros tres de sus compatriotas, no fue simplemente una manifestación pacífica que salió de cause, sino una operación planificada por una organización islamista. Esta lectura de los hechos cobra fuerza con el correr de las horas en Washington.

 La agencia de noticias francesa AFP, que cita a un funcionario estadounidense que pidió el anonimato, asegura que el ataque contra el consulado fue el resultado de una operación coordinada y no los excesos de una multitud enfurecida por un film antiislámico. "Es la hipótesis de trabajo en este momento", aseveró, precisando que los extremistas se valieron de manifestantes que protestaban por una película para atacar el consulado con armas pequeñas y lanzacohetes.

Más allá fueron el presidente republicano del Comité de Inteligencia del Congreso estadounidense, Mike Rogers, y  Bill Nelson, miembro demócrata del mismo organismo, quienes acusaron directamente a la red Al Qaida.

Las autoridades libias por su parte acusaron a partidarios del extinto régimen de Muamar Gadafi y a Al Qaida del ataque efectuado la noche del martes, en el 11º aniversario de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos.

De acuerdo con la reconstrucción que ha podido hacerse del desarrollo del ataque, hacia las 22 horas del martes medio centenar de manifestantes se agolpaba pacíficamente ante el consulado de Bengasi para protestar contra la película "Innocence of Muslims" ("La Inocencia de los musulmanes"), cuando aparecieron unas veinte camionetas con hombres armados que abrieron fuego con fusiles Kalashnikov y lanzacohetes.

Sorprendidos por la violencia del ataque, los miembros de los servicios de seguridad libios, que vigilaban el consulado, abandonaron el lugar, afirmó una fuente de seguridad en Bengasi.

El viceministro libio del Interior explicó que la situación degeneró cuando los guardias estadounidenses "dispararon contra los manifestantes que protestaban por la película", entre los cuales había "criminales y hombres que se infiltraron"

Tanto el primer ataque como la segunda embestida contra el anexo en que se hallaba refugiado el embajador fueron juzgados como una operación profesional por los funcionarios norteamericanos que lograron salvar sus vidas.

A las 02.30 de la mañana, el cuerpo del embajador fue llevado por vecino del lugar al hospital, donde no pudieron reanimarlo. La muerte del embajador se habría debido a una asfixia por inhalación de monóxido de carbono, según una fuente de seguridad.

Entretanto, el presidente estadounidense Barack Obama aseguró que el ataque no suponía una ruptura con Libia, mientras el Pentágono anunciaba el despliegue en el país africano de una fuerza de marines especializados en la lucha antiterrorista.

Este jueves por la mañana, y luego de que varios países musulmanes fueran teatro de protestas contra la película antiislámica, la policía yemení dispersó a manifestantes que habían tomado por asalto la embajada de Estados Unidos en Saná.

La policía hizo disparos al aire y utilizó cañones de agua para dispersar a la multitud que gritaba "Oh profeta, Oh Mahoma".

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.