Saltar al contenido principal
Egipto

Confusa muerte de 38 islamistas en traslado a cárcel

Pese al férreo control militar, este domingo algunas manifestaciones pro-Mursi se desarrollaron en tranquilidad en El Cairo como ésta en las afueras de la mezquita Al Istkama en la Plaza Giza
Pese al férreo control militar, este domingo algunas manifestaciones pro-Mursi se desarrollaron en tranquilidad en El Cairo como ésta en las afueras de la mezquita Al Istkama en la Plaza Giza Reuters

 El gobierno habla de asfixia por gases lacrimógenos y los islamistas, de asesinato a manos de la policía. Lo cierto es que el hecho alteró la aparente tranquilidad que reinaba en este primer día laboral en El Cairo después de que algunas manifestaciones pro-Mursi fueran canceladas y tras las declaraciones de invitación al diálogo del ministro de Relaciones Exteriores. 

Anuncios

Treinta y ocho partidarios del destituído presidente Mursi murieron en Egipto a última hora de este domingo 18 de agosto del 2013 cuando parecía que la jornada sería la más tranquila desde el miércoles cuando el ejército reprimió violentamente las sentadas islamistas dejando más de 800 muertos.

Según la versión del Ministerio del Interior los islamistas fallecieron "asfixiados con gases lacrimógenos" lanzados por la policía para evitar que se fugaran  del furgón que los trasladaba a una prisión en las afueras de El Cairo, y minutos después de que tomaran a un policía como rehén.  La Alianza contra el golpe de Estado, que organiza las anifestaciones, denunció en cambio un "asesinato" y habló de 52 prisioneros muertos.

Previo a este incidente el ahora hombre fuerte de Egipto, el general Abdel Fatah al Sisi, jefe del ejército, había advertido en una ceremonia con uniformados que "no cedería" ante la violencia de los islamistas" y pese a la invitación al diálogo hecha horas antes por el ministro de relaciones exteriores Nabil Fahmy.

Mueren 38 islamistas cuando eran trasladados a una cárcel: Informe de Mikel Ayestarán

Este domingo estaba siendo un día casi tranquilo pues algunas manifestaciones islamistas se vieron frustradas debido al férreo control policial. El ejército bloqueó con tanques las principales avenidas de El Cairo para impedir manifestaciones y el ministerio de Asuntos Religiosos anunció que las mezquitas se abrirían a partir de ahora únicamente para la oración, con el objetivo de evitar que sirvan de lugar de concentración para las manifestaciones.

Además, en un gesto de apaciguamiento, el gobierno anunció la prohibición de los "comités populares", milicias de jóvenes armados que atacan en El Cairo a cualquier persona que les parezca sospechosa de apoyar al derrocado Mursi así como periodistas extranjeros a los que acusan de defender al campo de Mursi.

En el plano diplómatico algunos congresistas estadounidenses, en su mayoría republicanos, comenzaron a levantar la voz pidiendo el fin de la ayuda militar a Egipto. El ministro de exteriores Nabil Fahmy advirtió que "Egipto está agradecido de todas las ayudas internacionales que recibió en el pasado, que fueron muy útiles para nuestro país pero también para la región y para los países donantes. Esas ayudas no eran un regalo sin retorno. Nuestro interés es que esa cooperación internacional continue por lo que rechazamos cualquier alusión a un congelamiento o supresión de esas ayudas en las circunstancias actuales", sentenció.

Este domingo también la agencia oficial MENA entregó las estadísticas tras el desalojo de la mezquita de Al Fatah en el centro de El Cairo de este sábado: 79 personas habrían fallecido y 549 habrían resultado heridas. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.