Saltar al contenido principal
IRAK

Ejército iraquí lanza contraofensiva antiyihadista

Voluntarios, que acaban de unirse al ejército iraquí para luchar contra los yihadistas que arrebataron Mosul y otra ciudades del norte del país,  viajando en tanques del ejército en Bagdad.  Junio 14, 2014.
Voluntarios, que acaban de unirse al ejército iraquí para luchar contra los yihadistas que arrebataron Mosul y otra ciudades del norte del país, viajando en tanques del ejército en Bagdad. Junio 14, 2014. Reuters/路透社

El ejército iraquí se preparan para lanzar una amplia contraofensiva en el norte del país, donde ya han empezado a arrebatar algunas posiciones a los yihadistas. Las milicias radicales del Estado de Irak y del Levante se libran a una campaña de conquista en el norte de Irak.

Anuncios

Después de haber cedido casi sin resistencia varias localidades del norte de Irak, las fuerzas de seguridad iraquíes retomaron las armas y empezaron a arrebatar algunas posiciones a los yihadistas del Ejército Islámico de Irak y del Levante (EIIL).

Este grupo, vinculado a Al Qaida, lleva a cabo una campaña para conquistar el norte de Irak y establecer un Estado islámico entre Irak y su vecino Siria.

El ejército iraquí ha recuperado la localidad de Ishaqi y la zona de Muatasam, en la provincia de Saladino, en donde nació el dictador Sadam Hussein. En la primera, hallaron los cadáveres calcinados de 12 policías.

El viernes por la noche, las fuerzas de seguridad y los residentes echaron a los sunitas extremistas de otra ciudad de esa misma provincia, Dhuluiyah.

La reconquista de estas localidades se inscribe en una amplia contraofensiva del ejército iraquí que se prepara a retomar las grandes ciudades, caídas en manos de los yihadistas.

La campaña partirá de Samarra (una ciudad a 110 km al norte de Bagdad) - según un comandante militar -, una ciudad que alberga un importante santuario chiita. Ahí llegaron el viernes refuerzos de la policía y el ejército.

A estos se suman además civiles, quienes, numerosos,  se han presentado en las últimas horas para unirse al “ejército popular” de voluntarios, formado para defenderse de los yihadistas.

El gran ayatolá Ali al Sistani, principal autoridad religiosa chiita de Irak, también instó a los civiles a tomar las armas contra los yihadistas sunitas.

“Los ciudadanos que puedan llevar armas y luchar contra los terroristas para defender a su país, su pueblo y sus lugares santos deben ofrecerse como voluntarios y enrolarse en las fuerzas de seguridad para cumplir con este objetivo sagrado”, declaró Sistani.

Para Jean-Paul Burdy, especialista de los chiitas y del Medio Oriente - quien habló con RFI -  "este llamamiento de Ali Sistani legitimiza un sobresalto de resistencia ante la ofensiva del Estado islámico de Irak y el Levante, que es considerada como una amenaza para los chiitas de Irak, y tal vez más allá”.

 

¿Intervención estadounidense?

 

Ante la situación, el primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, solicitó la ayuda de Estados Unidos.

El presidente Barack Obama, dijo el viernes que examina “todas las opciones” para enfrentarse a la ofensiva extremista sunita en Irak. Sin embargo, descartó desde ya el envío de tropas.

La preocupación a nivel internacional es tal que Irán ofreció a su viejo enemigo, Estados Unidos, cooperar para repelar a los yihadistas en Irak, en el caso de que Washington decida intervenir.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.