Saltar al contenido principal
Siria

Yarmuk, el campo palestino donde se atrinchera el grupo Estado Islámico

DR

A tan solo 8 kilómetros del centro de Damasco, los yihadistas tienen bajo su control el barrio de Yarmuk. Es el mayor campo de refugiados palestinos de los que existen en Siria. Antes de la guerra, unas 160.000 personas residían en ese campo. Hoy, 18.000 personas intentan sobrevivir en medio del fuego cruzado entre el ejército sirio, las milicias palestinas y los yihadistas del Estado islámico.

Anuncios

Yarmuk ha ido cambiando de fisonomía a lo largo de los años que precedieron a la guerra en Siria. Pasó de ser el más importante campo de refugiados palestinos del país a conformar uno de los grandes barrios populares de la periferia de Damasco. Desde 2012 se ha convertido en un campo de batalla, primero entre las fuerzas del régimen de Bachar al Assad y los diferentes grupos rebeldes; ahora entre los yihadistas del Estado islámico y los soldados sirios, respaldados por los milicianos palestinos.

“En las circunstancias actuales, la solución militar se impone”, declaró hoy Ali Haidar, ministro sirio de la reconciliación nacional. Haidar argumentó que “la prioridad es expulsar y derrotar a los terroristas” atrincherados en Yarmuk. Según dicho ministro es imposible negociar con el grupo Estado islámico.

A esa conclusión parecen haber llegado también las diferentes organizaciones palestinas implantadas en Yarmuk. Según la Organización para la liberación de la Palestina, OLP, los grupos palestinos han aceptado coordinar sus operaciones con el ejército sirio. El acuerdo fue pactado en un encuentro, el miércoles por la noche, al que asistieron todas las facciones palestinas exceptuando algún miembro del Hamas hostil al régimen sirio.

De hecho, en el campo de batalla, la colaboración ya se da desde el 1° de abril, cuando los milicianos del grupo Estado islámico lograron tomar Yarmuk. Mientras el ejército del aire bombardea, los combatientes palestinos libran el combate terrestre, entre las callejuelas y las ruinas de Yarmuk.

En este contexto, la Cruz Roja Internacional (CICR) juzga alarmante la situación de los miles de civiles que permanecen atrapados en dicho barrio. Pide que se le autorice a entrar en el campo de refugiados, lo que no ha podido hacer desde octubre de 2014.

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.