Saltar al contenido principal

Hollande, en Moscú para convencer a Putin de unirse a la coalición contra el grupo Estado Islámico

El presidente de Rusia, Vladimir Poutine  y François Hollande,  fotografiados en París el 2 de octubre de 2015.
El presidente de Rusia, Vladimir Poutine y François Hollande, fotografiados en París el 2 de octubre de 2015. AFP FOTO/POOL/ETIENNE LAURENT

Luego de haber obtenido un tímido apoyo de Barack Obama y el envío de tropas alemanas para aliviar las tareas del ejército francés en Mali, el presidente francés se entrevista este jueves con su par Vladimir Putin para convencerlo de integrar una alianza contra los yihadistas. El parlemento francés aprueba prolongar los ataques en Siria.

Anuncios

François Hollande continúa su frenética gira para tratar de convencer a las grandes potencias de formar una coalición para luchar contra el grupo Estado Islámico (EI).

En su primera escala, en Washington, el presidente francés obtuvo únicamente la promesa de intensificar los bombardeos estadounidenses contra el EI y los intercambios de información entre los servicios de inteligencia de los dos países. Luego, tras recibir el miércoles a la canciller alemana Angela Merkel, Hollande consiguió una ayuda indirecta.

Alemania, que por ahora no integra la coalición antiyihadista en Siria e Irak, anunció el envío de 650 soldados adicionales a Malí para ayudar a Francia en la lucha contra el EI. Esto permitirá aliviar el dispositivo francés en el país africano.

Este jueves, Hollande se entrevista con su par ruso Vladimir Putin en Moscú. La diplomacia rusa podría a tender la mano a las potencias occidentales, y el embajador ruso en París, Alexandre Orlov, dijo que Rusia está "dispuesta" a "constituir un Estado Mayor común" contra el EI, incluyendo a Francia, a Estados Unidos e incluso a Turquía.

El gran obstáculo es la divergencia de intereses entre las potencias occidentales y Rusia. Mientras Estados Unidos y Francia estiman que la crisis Siria debe incluir la partida del presidente Sirio Bashar al Asad, Moscú protege a su aliado. Washington y París acusan a Rusia de haber concentrado sus bombardeos contra la oposición siria moderada y no contra el EI, así como de brindar su apoyo al presidente Bashar al Asad.

Mientras tanto, en Londres, el primer ministro británico David Cameron

El primer ministro británico David Cameron pidió este jueves al parlamento sumarse a los bombardeos contra el Estado Islámico en Siria.

Un día antes, por 515 votos a favor, cuatro en contra y diez abstenciones, los diputados franceses aprobaron "la prolongación" de las operaciones de "las fuerzas aéreas sobre el territorio sirio", para cumplir lo que exige la Constitución cuando una intervención militar excede los cuatro meses.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.