Saltar al contenido principal
Siria

Los médicos de Alepo piden el cese de los bombardeos rusos

El hospital Al-Qods destruido por los bombardeos, el 28 de abril de 2016 en una zona controlada por los rebeldes en Alepo.
El hospital Al-Qods destruido por los bombardeos, el 28 de abril de 2016 en una zona controlada por los rebeldes en Alepo. REUTERS/Abdalrhman Ismail

Los principales responsables de los hospitales de segunda ciudad siria publican este sábado una carta en el diario Le Monde en la que denuncian los ataques contra los nosocomios de Alepo, donde murieron esta semana más de 230 civiles.

Anuncios

 

“Somos los médicos de Alepo”, empieza la carta publicada en el diario francés Le Monde, firmada por el director del hospital pediátrico de la ciudad y otros cinco doctores responsables de salvar a las víctimas que llegan sus establecimientos.

En la misiva, describen cómo esta semana y después de una frágil tregua se intensificaron los bombardeos, que el miércoles mataron “50 personas e hirieron a más de 60”.

Entre las víctimas, figuraba el doctor Muhammad Wasim Maaz. “Era el último pediatra de Alepo”, consignan los autores de la carta titulada “Somos los médicos de Alepo. Rusia debe dejar de bombardear”.

El texto indica que en los últimos 5 años de guerra, “no menos de 730 médicos” murieron en Siria como consecuencia de ataques.

“Ya no quedará más personal médico en Alepo. ¿Quién salvará entonces a los civiles? ¿Quién les prodigará los cuidados necesarios?”, se preguntan los médicos.

Los galenos dicen temer además que si Alepo es totalmente sitiada, la ciudad correría “una suerte parecida a la de Srebrenica”, recordando la matanza de 8.000 bosnios en julio de 1995.

Por ello, piden que Rusia “honre sus obligaciones asegurándose del fin de los bombardeos aéreos contra Alepo, así como de la puesta en marcha de una tregua que sea respetada por todas las partes”.

Entretanto, los ataques aéreos sembraron de nuevo la tragedia este viernes en Alepo dejando 30 muertos, horas antes de la entrada en vigor del acuerdo ruso-estadounidense para detener los combates en otros dos sectores de Siria.

Un bombardeo de la aviación del régimen alcanzó el viernes una clínica en la zona rebelde de Alepo, dejando varios heridos, según la defensa civil.

Los ataques se produjeron un día después de que un ataque aéreo contra un hospital de la ciudad en el que colaboraba Médicos Sin Fronteras dejara decenas de muertos. Un acto que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de "imperdonable".

La clínica Al Marja golpeada este viernes quedó "totalmente destruida", lamentó Médicos del Mundo, oenegé colaboradora en ese centro.

Por miedo a nuevos bombardeos, la oración del viernes fue suspendida por primera vez en los barrios rebeldes, según una instancia religiosa.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.