Saltar al contenido principal
Siria

Putin anuncia alto al fuego en Siria

El presidente ruso Vladimir Putin, el ministro de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov y el ministro de Defensa Serguei Choigu en el Kremlin el 29 de diciembre de 2016.
El presidente ruso Vladimir Putin, el ministro de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov y el ministro de Defensa Serguei Choigu en el Kremlin el 29 de diciembre de 2016. Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin/via

Moscú y Ankara logran negociar una tregua entre el régimen sirio y los rebeldes. El cese de hostilidades entrará en vigor este jueves a medianoche.

Anuncios

Se trata de la antesala para las conversaciones de paz para Siria que Rusia, Turquía e Irán promoverán en Astana, la capital de Kazajistán, y que comenzarán probablemente en enero próximo. Y Vladimir Putin lo ha anunciado diciendo que se trata de “un acontecimiento que ocurrió hace un par de horas. No solamente lo esperábamos desde hace tiempo, sino que hemos trabajado mucho para aproximarnos”.

"Se firmaron tres documentos: el primero es entre el gobierno sirio y la oposición armada sobre el alto al fuego para el conjunto del territorio sirio”, dijo Putin agregando que los otros dos hablan de la puesta en marcha de la tregua y de la voluntad de lanzar las negociaciones de paz para una solución del conflicto sirio.

“Con este acuerdo las partes se han comprometido a cesar todos los ataques armados, incluidos los aéreos, y hemos prometido no expandir las áreas que tienen bajo su control”, indicó a través de un comunicado de prensa el ministerio de Exteriores turco.

Se trata de un cese al fuego que involucra tanto al gobierno sirio como a las fuerzas rebeldes, claro que deja fuera al autodenominado grupo Estado Islámico, ni el Frente Al Nosra.

“Este acuerdo se da justo después de la victoria total del ejército sirio y sus aliados en Alepo. Turquía ha empujado a los rebeldes a la mesa de negociación diciéndoles que entre más tiempo pase Rusia e Irán seguirán ganando terreno para Bashar Al Asad y ustedes lo tendrán peor”, comenta Jesús Pérez, analista en seguridad y defensa. Tanto Rusia como Turquía han utilizado su zona de influencia para llegar a este acuerdo. Moscú presionando al régimen del que siempre ha sido aliada y Turquía dialogando con los rebeldes a los que ha apoyado desde que comenzara el movimiento insurgente.

Una cooperación turco rusa que se intensificó después de que se restauraran las relaciones tras la grave crisis provocada por el derribo de un avión ruso por Turquía en su frontera con Siria en 2015. “Rusia y Turquía han podido negociar porque no tienen objetivos incompatibles”, dice el analista Jesús Pérez. A eso agrega: “Rusia buscaba apuntalar al gobierno sirio y Turquía quiere evitar a toda costa que se consolide un territorio kurdo que sirva como retaguardia a las fuerzas del PKK”. Se trata, en efecto, de la primera vez que Turquía apadrina un cese al fuego en Siria.

Golpe al tablero de ajedrez

Este acuerdo de cese al fuego deja también en evidencia el fracaso de los países occidentales en el tema sirio. “Esto sirve para anunciarle al mundo que estamos ante una nueva era en la que Occidente interviene muchísimo menos en el tema sirio”, comenta Pérez, quien precisa que este acuerdo se llevó a cabo sin Estados Unidos, sin voz clara desde la caída de Alepo.

“También incluso el escenario de las futuras conversaciones de paz, en Astana, Kazajistán, tiene un significado político”, dice el analista. Esto pese a que desde Turquía han insistido en que esta reunión no es una “alternativa a la de Ginebra”. “Es una etapa complementaria”, indicó el ministro de Relaciones Exteriores turco, haciendo referencia a las negociaciones auspiciadas por la ONU y que tendrán lugar en febrero próximo.
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.