Saltar al contenido principal
Irak

Quedan unos 2.000 yihadistas en el oeste de Mosul

Fuerzas de seguridad iraquíes avanzan hacia el oeste de Mosul el 19 de febrero de 2017.
Fuerzas de seguridad iraquíes avanzan hacia el oeste de Mosul el 19 de febrero de 2017. REUTERS/Khalid al Mousily

El ejército iraquí lanzó este domingo una ofensiva para recuperar la zona oeste de la segunda ciudad más importante del país, en manos del grupo Estado Islámico (EI) desde 2014. En enero las fuerzas iraquíes controlaron ya la zona este de la ciudad, considerada capital del autoproclamado califato del EI.

Anuncios

Unos 2.000 yihadistas permanecen en el oeste de Mosul, donde se enfrentan a las fuerzas iraquíes que lanzaron el domingo una ofensiva para reconquistar la parte occidental de la ciudad, indicó este lunes un responsable de inteligencia estadounidense.

El primer ministro iraquí Haider al Abadi anunció ayer el lanzamiento de una operación de las fuerzas iraquíes para arrebatar al grupo Estado Islámico (EI) la parte oeste de Mosul, segunda ciudad de Irak que los yihadistas ocupan desde 2014.

Esta nueva fase de la ofensiva que se lanzó en octubre de 2016 para arrebatar Mosul a los yihadistas empezó con dos victorias. Las tropas iraquías retomaron el control de dos localidades al sur de Mosul, Athbah y Al Lazzagah en la vía que conduce al aeropuerto de Mosul, en la periferia sur de esta ciudad, la segunda del país. Se prevé que las unidades de élite que recuperaron estas dos localidades intenten las primeras incursiones en el oeste de la ciudad en los próximos días.

La parte occidental de Mosul es más pequeña que la parte oriental, pero está más densamente poblada y es en esta zona donde se encuentran algunos de los baluartes de los yihadistas.

Una batatalla “casa por casa”

Es posible que la policía federal y las tropas del ministerio del Interior inicien esta nueva fase de la ofensiva avanzando hacia el aeropuerto de Mosul, situado en la periferia sur de la ciudad, al oeste del Tigris, el río que atraviesa la ciudad.
Esta podría convertirse en una de las mayores batallas desde el inicio de la ofensiva para reconquistar la ciudad, hace cuatro meses.

Tras haber conseguido controlar los alrededores de Mosul, las fuerzas de élite iraquíes -- las unidades del servicio antiterrorista -- necesitaron más de dos meses para reconquistar, a finales de enero, la parte este de Mosul. Y en el oeste el ritmo podría ser aún más lento: las callejuelas del casco viejo de la ciudad harán muy difícil el paso de los vehículos militares, lo que ralentizará el avance de las fuerzas federales, advirtieron los analistas. Además es una zona más poblada que el oeste de la ciudad, por lo que los yihadistas podrían esconderse entre la población con mayor facilidad.

Y el final de la batalla no traerá el final del grupo Estado Islámico en Irak: incluso en las zonas reconquistadas, el EI siguen atacando, lo que refleja la dificultad para las fuerzas iraquíes de asegurarse que los yihadistas no están mezclados entre la población civil.

La conquista de Mosul supondría el final de la presencia en Irak del EI como fuerza implantada en el territorio y sería un serio revés para el "califato". El primer ministro iraquí afirmó a finales de diciembre que se necesitarían tres meses para expulsar al EI del país.

Con AFP.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.