Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

La independencia kurda en un atolladero

Audio 04:23
Masud Barzani deposita su voto durante la celebración del referéndum por la independencia en Erbil, Irak, el 25 de septiembre de 2017.
Masud Barzani deposita su voto durante la celebración del referéndum por la independencia en Erbil, Irak, el 25 de septiembre de 2017. REUTERS/Azad Lashkari

La dimisión del presidente del Gobierno regional de Kurdistán, Masud Barzani, ha supuesto el fin de la euforia independentista desatada tras la celebración del referéndum que el kurdistán iraquí realizó de manera unilateral. A pesar del apoyo al independentismo, la precocidad y los conflictos internos no han aguantado la firmeza de Bagdad, que nunca aceptó el resultado de la consulta.

Anuncios

El Parlamento regional del Kurdistán iraquí deberá asumir las funciones del presidente después de que Masud Barzani haya anunciado que dejará sus funciones el 1 de noviembre. Con su partida, se confirman los errores del referéndum apoyado por una gran mayoría de la población pero que no contó con la apobración de Bagdad ni el respaldo internacional.

Un símbolo potente del fin de un mes de tensiones entre el gobierno regional y el central, pues Barzani es el auténtico padre de la consulta que decidió llevar adelante de manera casi unilateral, sin contar con el apoyo de la oposición que reclamaba el diálogo para alcanzar la independencia.

Ante el avance de las fuerzas iraquíes, que han ido recuperando todas las zonas disputadas entre los gobiernos prácticamente sin encontrar oposición entre los peshmergas y las denuncias cruzadas de "traición" entre el Partido Democrático de Kurdistán, de Barzani, y la Unión Patriótica del Kurdistán, del difunto presidente iraquí Jalal Talabani, el Parlamento decidió congelar el proceso de independencia, pero no cancelarlo, como pedía Haider al-Abadi, primer ministro de Irak.

"Los kurdos han sido víctimas de la voluntad feroz de Barzani de proclamar la independencia en un contexto poco favorable", analiza Karim Pakzad, investigador especialista en Irak en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estrategicas de París, incapaz de comprender las razones que llevaron al líder a precipitarse en la fecha de la convocatoria, cuando las potencias internacionales le pedín esperar al menos dos años. "En la practica el Kurdistán ha perdido todos los avances y logros que habían conseguido de autonomía, pues antes funcionaba prácticamente como un estado independiente", añade.

Los expertos insisten en la necesidad de retomar el diálogo y calmar los ánimos para evitar una escalada de la tensión, tras la frustración que ha desencadenado el referéndum entre la comunidad kurda.

 

Entrevistados

- Karim Pakzad, investigador especialista en Irak en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estrategicas (IRIS), de París.

- Yashmina Shawki, historiadora y escritora hispano kurda.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.