Saltar al contenido principal

Retirada de tropas norteamericanas de Siria facilita intervención turca

Tropas estadounidenses patrullan cerca de la frontera entre Turquía y Siria (4/11/2018). Por orden del presidente Donald Trump, pronto dejarán este territorio.
Tropas estadounidenses patrullan cerca de la frontera entre Turquía y Siria (4/11/2018). Por orden del presidente Donald Trump, pronto dejarán este territorio. REUTERS/Rodi Sai

En las últimas semanas, el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha amenazado con un inminente ataque militar contra las milicias kurdas, que, en los últimos años, han sido el principal aliado de Estados Unidos en su lucha contra los yihadistas del Estado Islámico.

Anuncios

Por Andrés Mourenza, corresponsal en Estambul

El problema es que estas milicias mantienen estrechos lazos con el grupo armado kurdo PKK, que opera en Turquía y que está incluido en las listas de organizaciones terroristas de la Unión Europea y de Estados Unidos. Por ello, Ankara considera que la amplia franja de terreno que controlan las milicias kurdas en el norte de Siria es una amenaza para su seguridad.

Para los kurdos de Siria, el repliegue anunciado por Donald Trump supone una puñalada por la espalda precisamente porque les deja a merced de la posible ofensiva de Turquía, que previsiblemente comenzará cuando los militares estadounidenses se hayan replegado por completo.

No sería la primera vez que Turquía ataca las posiciones kurdas en Siria. Ya lo hizo en 2016 y a inicios de este año, lo que ha llevado a que el Ejército turco y sus milicias islamistas aliadas hayan ocupado la esquina noroccidental del país.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.