Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Corresponsal RFI en Baghuz: "el reto ahora es qué hacer con los miles de familiares de yihadistas"

Audio 6:04
Los restos de lo que fuera el ultimo reducto territorial del grupo Estado Islámico en Baghuz, Siria.
Los restos de lo que fuera el ultimo reducto territorial del grupo Estado Islámico en Baghuz, Siria. REUTERS/Stringer

La corresponsal de RFI Catalina Gómez acaba de regresar de Siria donde siguió la última semana de combates que terminaron con el califato del grupo Estado Islámico. Fue una de los pocos periodistas del mundo que tuvieron acceso al último reducto que el grupo yihadista tenía cerca del pueblo rural de Baghuz en Siria y que cayó en manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) este fin de semana.

ANUNCIOS

>>> Para escuchar la entrevista con Catalina Gómez, haga clic en la fotografía

RFI: ¿Qué fue lo que vio usted en lo que queda de lo que fuera el último campamento del grupo Estado Islámico en Siria?

Catalina Gómez: "Es un campo que uno podría describir como un campamento de desplazados hecho a la ligera. Eran carpas hechas con cualquier clase de material: cobijas de lana, cualquier tela. Debajo de estas carpas habían escavado hoyos donde se quedaban no solamente una familia sino cuatro familias, para protegerse de los bombardeos.

Entonces podemos decir que las circunstancias, la manera de vivir de esta gente en los últimos meses era absolutamente precaria, lo que explica por qué los niños están en tan malas condiciones y porque llegan tan mal a los campamentos de civiles y porque muchos de ellos han muerto en el camino.

Lo que vimos es una gran devastación. Allí todo está destruido y quemado. Parece un cementerio de coches incendiados. Toda esta gente - más de sesenta mil personas pertenecientes el grupo Estado Islámico, pero también civiles que fueron obligados por ellos a moverse a esta zona - vinieron en estos coches y los pusieron como protección de este campamento. Hoy en día todos estos coches están incinerados.

Lo que no encontramos son muertos. Yo personalmente solamente vi un cadáver en todo el recorrido que hicimos. La batalla final fue el martes, a partir de ese momento los soldados que estaban en el terreno ya cantaban victoria, pero se demoraron varios días porque tenían que limpiar parte de túneles y había una cuestión política detrás. El jueves pasamos al lado el campamento y aquel día, el jueves, había un gran olor a muerte. El sábado, cuando fuimos llevados los periodistas, ya no había ese olor y ya no había muertos."

¿Qué pasó justamente con los combatientes del grupo Estado Islámico que allí estaban? Algunos se entregaron en los días después del fin de esta batalla...

"Sí. El último día de la batalla, el martes, se entregaron alrededor de quinientas personas, entre ellos muchos combatientes, y a partir de ahí quedaron varios reductos, según las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), de cientos de combatientes y sus familias, que se negaban a rendirse. Algunos de ellos se han ido rindiendo en los últimos días, según hemos tenido información. Otros se encuentran en los túneles. Este campo abierto está todo construido de túneles en su interior.

Y la información que siga llegando es que siguen los bombardeos, tratando de acabar y cerrar esos túneles que estarían en esta región."

Yihadistas también que huyeron hacia el desierto...

“Sí. Hay combatientes que huyeron hasta el desierto porque allí está Iraq. Si pasas el río Éufrates, que está cerca de Baghuz, encuentras las tropas del gobierno de Bashar al Asad y las milicias chiitas, entonces los combatientes del EI tratan de escapar hacia el desierto. De hecho, es muy fácil porque hacia arriba es un vasto terreno desértico donde no hay ninguna autoridad. Por más que los aviones de la coalición liderada por Estados Unidos estén sobrevolando es absolutamente difícil controlar esta vasta región.

También hay que decirlo: cuando uno empieza a subir de Baghuz hacia el norte, uno encuentra cantidad de poblaciones donde mucha gente he acogido la ideología del EI. Puede que no pertenezcan a ellos, pero si los apoyan. Es muy fácil para los yihadistas vestirse de otra manera para escapar o camuflarse como campesinos y entrar a estas regiones donde se sienten protegidos.”

>>> Para escuchar la entrevista con Catalina Gómez, haga clic en la fotografía

Miles de yihadistas están detenidos por las fuerzas kurdas y árabes y unos 65.000 civiles, entre ellos familiares de combatientes del grupo EI, que han huido de ese último reducto, están ahora retenidos en un campamento de desplazados de la ONU. ¿Quiénes están ahí y en qué condiciones? Y sobre todo ¿qué va a pasar con ellos?

“También encontramos unas circunstancias muy difíciles. En ese campamento, muchos son civiles que han salido desplazados de su casa, pero la mayoría son familiares - mujeres y niños -relacionados con el EI. Están encerrados en campos protegidos y vigilados. Primero lo que más sorprende la cantidad de niños que ellos han tenido, ya cuando el EI empezaba a replegarse. Y cuando hablamos con estas mujeres, realmente son muy pocas las que mostraban un arrepentimiento serio.

Este va a ser el gran reto a futuro: ¿qué van a hacer con estas mujeres y cómo van a cuidar a estos niños? Porque las condiciones siguen siendo bastante precarias.

Y muchos de ellos son extranjeros…

“Hay muchísimos extranjeros, de todas las nacionalidades. Obviamente hay muchísimos europeos, pero también nos encontramos con muchísima gente viniendo del centro de Europa, de países de la ex Unión soviética. Había gente de Malasia también, mongoles… Las autoridades kurdas, lo que repiten es que ellos no sabemos qué hacer con esta gente, que necesitan la cooperación internacional porque no tienen las condiciones para hacerse cargo.”

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.