Saltar al contenido principal

Israel: Netanyahu no logra formar gobierno y se convoca a nuevas elecciones

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no consiguió formar una coalición de gobierno y se convocará a nuevas elecciones este 17 de setiembre.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no consiguió formar una coalición de gobierno y se convocará a nuevas elecciones este 17 de setiembre. REUTERS/Ronen Zvulun

Es el mayor fracaso de Benyamin Netanyahu en toda su extensa y rica carrera política. Este 17 de setiembre, Israel tendrá nuevas elecciones nacionales luego de que el primer ministro Benjamin Netanyahu falló en conformar un gobierno de coalición con los partidos elegidos al Parlamento el 9 de abril.  Es la primera vez en la historia del país que una elección general no produce un Gobierno  

Anuncios

A medianoche concluyó el mandato presidencial de Benyamin Netanyahu y ante la falta de consenso para formar gobierno, el Presidente Rivlin podía otorgar a otro diputado, del Likud, partido de centro derecha, o de la oposición, la oportunidad de formar coalición gubernamental. Pero Netanyahu, nunca dispuesto a perder, logró pasar una Ley relámpago de disolución del Parlamento israel, la Knesset y convocatoria a nuevas elecciones.

Después de las elecciones del 9 de abril, Benyamin Netanyahu contaba con el apoyo de 65 de los 120 miembros del parlamento, todos los partidos de derecha y los partidos religiosos y ultra-ortodoxos, pero el partido laico de derecha ¨Israel es nuestro hogar¨, encabezado por el ex Ministro de Defensa Avigdor Lieberman y con cinco escaños en la Knesset, no logró ponerse de acuerdo con las listas ultra- religiosas en torno a la ley de reclutamiento militar obligatorio.

►►Escuche el informe de nuestro enviado especial haciendo clic en la foto

Los ultra-religiosos se oponen al servicio militar obligatorio para que sus jóvenes dediquen su vida al estudio de la Biblia. La ley de reclutamiento ya había sido aprobada en primera instancia en el parlamento y los partidos religiosos ortodoxos vieron la oportunidad de a detener su legislatura, pero Lieberman se empecinó.

Las últimas veinticuatro horas fueron una locura. El Likud, partido de centro derecha, trató de convencer a cada uno de los miembros de la oposición para que se pase a sus filas y le otorgue la mínima mayoría, prometiendo cargos y presupuestos exagerados, si lograrlo.

El costo del proceso electoral es muy elevado y para muchos innecesario. Dos semanas después de los comicios Netanyahu será sometido a una audiencia preliminar por los cargos en su contra y no alcanzará a sancionar la Ley de fueros parlamentarios que tanto quería, para salvarse de la prisión.

 

 

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.