Saltar al contenido principal
Arabia Saudita Cumbre

La cumbre de países islámicos insiste en su apoyo a los palestinos

Reunión del Consejo de cooperación del Golfo en la Meca; Arabia Saudita el 30 de mayo de 2019.
Reunión del Consejo de cooperación del Golfo en la Meca; Arabia Saudita el 30 de mayo de 2019. Bandar Algaloud/Courtesy of Saudi Royal Court/Handout

La cumbre de países islámicos manifestó su apoyo a los palestinos este sábado, antes de que Estados Unidos presente un plan de paz para el conflicto palestino-israelí, y respaldó a Arabia Saudita tras una serie de ataques que atizaron las tensiones en la región.  

Anuncios

 En un comunicado divulgado tras el encuentro, en la ciudad santa de La Meca, la cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) denunció el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén, que Washington reconoció como capital de Israel.
   El encuentro de la OCI, que cuenta con 57 países miembros que representan a 1.500 millones de musulmanes, hizo un llamado al "boicot" de los países que abrieron embajadas en Jerusalén.
   Israel anexionó la parte Este de la ciudad, que la comunidad internacional considera un territorio ocupado. Los palestinos quieren hacer de esa parte de la ciudad la capital del Estado al que aspiran.
   Una idea que desde siempre ha contado con el apoyo de la OCI, una organización fundada para defender los lugares santos musulmanes de Jerusalén tras el incendio, de carácter criminal, de la mezquita Al Aqsa en agosto de 1969.
   Por otro lado, la OCI subrayó que la "paz y la estabilidad en la región de Oriente Medio solo llegarán cuando Israel se retire de los territorios ocupados en 1967".
   Un reclamo que llega antes de que Jared Kushner, yerno y consejero del presidente estadounidense, Donald Trump, presente un plan para resolver el conflicto palestino-israelí.
   La vertiente económica de ese plan será tratada en una conferencia que tendrá lugar a finales de junio en Baréin.
   Para la presidencia estadounidense, la conferencia de Manama supone una oportunidad para "estimular el apoyo a las potenciales inversiones e iniciativas económicas que podrían hacerse posibles con un acuerdo de paz".
   Unas inversiones que estarían financiadas por los países árabes del Golfo aliados de Estados Unidos y que se oponen, como Israel, a Irán.
   Hasta la fecha, de los países de la región, solo Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos anunciaron su intención de participar en esa conferencia.
   Los dirigentes palestinos, por su parte, no asistirán a Manama, pues no consideran que Washington sea un interlocutor creíble por su apoyo sin fisuras al Estado hebreo.

   - Apoyo a Riad -

   Respecto a la situación en el Golfo, la cumbre aportó un apoyo sin "límites" a las medidas tomadas por Arabia Saudita para protegerse tras una serie de ataques que Washington y Riad imputaron a Teherán.
   Sin embargo, la OCI evitó mencionar expresamente a Irán.
   La cumbre siguió a otros dos encuentros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y de la Liga Árabe la noche del jueves al viernes.
   En su discurso, el rey Salman de Arabia Saudita mencionó el sabotaje, el 12 de mayo, de cuatro navíos y dos petroleros saudíes en la entrada del Golfo y un ataque con un dron contra estaciones de bombeo, dos días después, en un oleoducto saudita.
   "Se trata de una grave amenaza a la seguridad de la navegación internacional y para la de la región y el mundo", subrayó el rey Salmán.

   - Hacer frente a las amenazas -

   En un tuit publicado poco antes de la apertura de la cumbre, el monarca afirmó la intención de los países de la OCI de "hacer frente con firmeza a las amenazas y los actos de sabotaje para que no perturben el desarrollo de nuestras naciones y de nuestras sociedades".
   En respuesta a las cumbres de las seis monarquías que componen el CCG y de la Liga Árabe del viernes, Irán acusó a Arabia Saudita de "sembrar la división en la región".
   Estados Unidos envió además refuerzos militares a la región aludiendo a "amenazas" iraníes.
   Las relaciones entre Washington y Teherán, enemigos jurados, están en su nivel más bajo desde que la administración de Donald Trump se retiró de forma unilateral del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní.
   Washington reforzó después las sanciones económicas contra Teherán e inscribió a los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen iraní, en su lista negra de "organizaciones terroristas".

   - Golán e islamofobia -

   En la cumbre islámica, Irán estuvo representado por una delegación de bajo nivel, compuesta por representantes de su Ministerio de Relaciones Exteriores.
   Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo país mantiene unas frías relaciones con Arabia Saudita desde el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en Estambul, no acudió al encuentro en La Meca.
   La delegación de Turquía, un peso pesado regional, estuvo representada por su ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu.
   En su comunicado, la cumbre islámica también destacó su rechazo a la anexión de los Altos del Golán, una meseta que Israel arrebató a Siria en 1967, y su condena a la islamofobia en Occidente, que atribuyeron al escaso conocimiento de la religión musulmana.

Con AFP.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.