Saltar al contenido principal

Primer ministro japonés intenta bajar la tensiones entre Irán y EE.UU.

Hasan Rohani y Shinzo Abe se juntan con el ayatolá Jameini en Teherán, Irán, este 13 de junio de 2019.
Hasan Rohani y Shinzo Abe se juntan con el ayatolá Jameini en Teherán, Irán, este 13 de junio de 2019. fficial Khamenei website/Handout via REUTERS

Este jueves, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se reunió en Teherán con el ayatolá Jamenei, líder supremo de Irán, en el segundo día de una visita inédita en el país, en la que pidió a Irán tener un "papel constructivo" en Oriente Medio frente a las tensiones recientes en el Golfo.Con nuestra corresponsal en Teherán, Catalina Gómez.

Anuncios

Shinzo Abe, el primer ministro japonés, fue recibido este jueves por el ayatolá Alí Jamenei y se convirtió así en el primer jefe de gobierno nipón en reunirse con el guía supremo iraní desde la revolución islámica de 1979. La visita de Abe, que el miércoles se reunió con el presidente Hasan Rohani, se produce en plena tensión entre Irán y Estados Unidos.

"Papel constructivo" en el establecimiento de la paz

"Es esencial que Irán ejerza un papel constructivo en el establecimiento de una paz sólida y de estabilidad en Oriente Medio", declaró Abe el miércoles en rueda de prensa, tras un encuentro con Rohani. "La paz y la estabilidad en Oriente Medio son indispensables para la prosperidad, no solo en esta región sino en el mundo entero", añadió.

Un día después de su llegada a Teherán, a nadie le queda dudas que el objetivo de la visita del primer ministro japonés, Shinzo Abe, era convertirse en mensajero entre Estados Unidos e Irán con el objetivo de rebajar la tensión en el Golfo, aunque Tokio insiste en que el primer ministro no vino a Teherán para "mediar entre Irán y Estados Unidos".

La tensión que ha ido en aumento desde que el gobierno del presidente Donald Trump decidió poner en plena marcha el pasado 2 de mayo las sanciones económicas contra Irán, que pretenden que el gobierno de Teherán no pueda vender petróleo al mundo. Japón, que hasta hace poco todavía importaba un 5% de su petróleo de Irán, tuvo que renunciar a esas compras para evitar las sanciones estadounidenses.

El primer ministro Abe, que ya había amagado con visitar Teherán en otros momentos de tensión regional, habría entregado un mensaje del presidente Trump al ayatolá Jameini, pero se encontró con la negativa del líder supremo de Irán, que aseguró que Donald Trump no merece un mensaje de respuesta y que no tiene, ni nunca tendría, una respuesta para él.

"Guerra económica de Estados Unidos contra Irán"

Después de haber reforzado su capacidad militar en el Golfo en mayo pasado cuando la tensión en la región llegó a sus peores momentos, el presidente estadounidense ha intentado bajar un poco los humos al abrir la puerta de negociaciones sin concesiones con Irán.

Pero desde entonces los iraníes lo han rechazado y han denunciado la doble cara de las acciones de Washington, gobierno al que acusan de librar una guerra económica contra su país.

Este jueves el ayatolá Jamenei aseguró que Estados Unidos miente y que no le cree cuando dice que no busca un cambio de régimen en Irán, como ha recalcado el mandatario estadounidense.

El presidente iraní Rohani por su parte consideró que la "raíz" de las tensiones en la región está en "la guerra económica de Estados Unidos contra Irán". "Cuando termine, veremos un cambio muy positivo en la región y en el mundo", aseguró.

"Jamás vamos a desatar una guerra, incluso contra Estados Unidos, pero opondremos una respuesta terrible si nos atacan", advirtió sin embargo Rohani, cuyo país acusa a los occidentales de ejercer una influencia "desestabilizadora" en Oriente Medio.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.