Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

El escándalo de las "terapias gay" que agita Israel

Audio 03:09
Rafi Peretz, el pasado 14 de julio tras el Consejo de Ministros del gobierno israelí
Rafi Peretz, el pasado 14 de julio tras el Consejo de Ministros del gobierno israelí REUTERS/Ronen Zvulun

Aún con la polémica encendida en Israel, el Ministro de Educación, Rafi Peretz, intentó ayer matizar sus palabras del pasado fin de semana en televisión cuando se mostró a favor de las  "terapias de conversión" para homosexuales. Peretz ha enviado una carta a los directores de centros educativos de Tel Aviv explicando que sus palabras fueron malinterpretadas y que considera que este tipo de práticas no deben configurar parte del sistema educativo.  Matices que llegan después de que varias asociaciones y líderes de la oposición hayan aumentado la presión pidiendo su dimisión. RFI ha hablado con un representante de la principal asociación LGTB de Israel. 

Anuncios

Rafi Peretz es el hombre que está en el centro de la polémica en Israel. Las declaraciones del Ministro de Educación del gobierno de Netanyahu mostrándose a favor de las "terapias de conversión" para homosexuales han provocado que varias voces del país pidan su dimisión. Peretz llegó a afirmar, que tiene un gran conocimiento de la educación y que ya en una ocasión abrazó a un estudiante que le confesó ser homosexual, le "tranquilizó", dijo este rabino pertenceciente a la rama más radical de un partido religioso nacionalista.

Desde Aguda, la asociación para la Igualdad LGTB de Israel, se pide la dimisión de Peretz. Or Keshet es el Director de Relaciones de la Organización y ha conversado con RFI: "Nuestra respuesta ha sido muy clara: el primer ministro Netanyahu debería cesarlo. Este tipo de declaraciones son intolerables especialmente cuando vienen del Ministro de Educación, que se encarga de la educación de todos nuestros niños. El es una persona religiosa y tiene todo el derecho del mundo a serlo, pero cuando hace declaraciones como Ministro de Educación de Israel, lo es para la gente religiosa y para los que no lo son. Es responsable de una oficina pública y no sólo de un sector. Simplemente es intolerable y no puede hacerlo"

Varios líderes políticos de la oposición han calificado de inaceptables sus palabras e incluso el propio Netanhayu ha dicho que  no reflejan la postura de su gobierno pero sin ir más allá con las responsabilidades de dichas declaraciones, muestra en parte del dificil equilibrio de sensibilidades que necesita en primer ministro israelí para tener el poder.  Estas llamadas "terapias de conversion”, consideradas por los activistas y la mayoría de organizaciones de derechos humanos como una forma de tortura, se llevan a cabo de forma más o menos clandestina en gran parte del planeta.

También en Israel, en unos contextos determinados como explica Or Keshet: "Hay terapias de conversión. Es cierto que se dan más bien en sectores ultraortodoxos y en unas circunstancias de secretismo. No lo hacen de una forma corriente, con educadores escolares... No están fuera de la ley porque no existe una ley que especificamernte rechace estas prácticas. Hay muchas voces dentro de Israel, científicas y bien cualificadas del mundo de la salud, como la Unión Nacional de Psicólogos,  que han explicado los daños que pueden ocasionar este tipo de terapias. Así que el mundo de la salud y la ciencia saben la verdad que desgraciadamente rechaza el ministro de Educación" 

Desde enero de este año,  Aquellos doctores que apliquen la terapia de conversión podrán ser expulsados de la Asociación de Médicos de Israel que representa al 90% , en caso de que se presente una queja ante la comisión ética.

Los métodos elegidos para las terapias de conversión van desde la hipnosis, los electro shocks, la reclusión forzada en “clínicas de readaptación” y las inyecciones de adrenalina mientras se muestran imágenes de sexo homosexual con el fin de sembrar aversión en la persona.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.