Saltar al contenido principal

El hijo del comandante Masud sigue el camino de su padre en Afganistán

El comandante Masud (derecha) en 2001 en Estrasburgo, Francia, y su hijo Ahmad Masud, el 25 de agosto de 2019 en Kabul, Afganistán.
El comandante Masud (derecha) en 2001 en Estrasburgo, Francia, y su hijo Ahmad Masud, el 25 de agosto de 2019 en Kabul, Afganistán. Franck FIFE, Wakil KOHSAR / AFP

Su padre, el comandante Masud, fue un héroe nacional en Afganistán. Apodado el "León del Panshir", fue una figura de la resistencia afgana contra los soviéticos en los años 80 y contra los talibanes a finales de los 90. Hoy, Ahmad Masud lanza su movimiento político con dos objetivos: expulsar a los talibanes y devolver el poder al pueblo.

Anuncios

La misma mirada, la misma barba naciente, el mismo sombrero tradicional: Ahmad Masud, de 30 años, sigue los pasos de su padre. "Quiero seguir su camino, construir una gran coalición antitalibanes para evitar un regreso a las horas oscuras de nuestro país", afirma.

Su ambición es principalmente política: oponerse a la insurgencia talibana reuniendo a los partidarios de un Afganistán libre y de una República Islámica tolerante. En otras palabras, "retomar donde lo dejó mi padre". Y si no funciona en las urnas, "no sólo yo, sino cientos de miles de jóvenes están dispuestos a tomar las armas contra los insurgentes".

Ahmad Masud tenía sólo 12 años cuando murió el comandante, asesinado por Al Qaeda. Antes de reclamar la herencia, viajó mucho. Estudios en Irán, diploma de la Academia Militar de Sandhurst en Inglaterra, Máster en Relaciones Internacionales en Londres: Ahmad creció lejos de casa y no regresó a Afganistán hasta 2016.

¿Apoya a Estados Unidos en sus negociaciones con los talibanes? No, porque en primer lugar, lamenta que se mantenga al Gobierno afgano fuera del proceso de paz. Pero sobre todo, que las conversaciones den a los extremistas religiosos una sensación de impunidad. "Les dimos demasiado y demasiado rápido, para ellos es una victoria simbólica", subraya.

Masud estima que la solución es descentralizar el poder del Estado afgano para que las comunidades locales se hagan cargo de su propio destino. Porque, según él, es la brutalidad del sistema político en Afganistán lo que causa conflictos y deja que los afganos paguen el precio.

Además, "sin Estados Unidos, el gobierno no está en condiciones de continuar la lucha contra los talibanes". Asegura que en su región de origen las milicias ya se están rearmando en previsión de la retirada norteamericana. Y jura que al lanzar su movimiento político, está actuando, como su padre, únicamente en interés de Afganistán.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.