Saltar al contenido principal
Irán

Irán activa más centrifugadoras para producir uranio enriquecido

Behrouz Kamalvandi, portavoz de la Organización de Energía Atómica de Irán anuncia la puesta en marcha de nuevas centrífugadoras para enriquecer uranio. Teherán 7 de sptiembre 2019
Behrouz Kamalvandi, portavoz de la Organización de Energía Atómica de Irán anuncia la puesta en marcha de nuevas centrífugadoras para enriquecer uranio. Teherán 7 de sptiembre 2019 IRNA

El gobierno de Teherán puso en marcha 40 centrifugadoras avanzadas para producir uranio enriquecido, pero autoriza a inspectores de la ONU supervisar su programa. Washington afirma no estar sorprendido. por la decisión iraní

Anuncios

La República islámica dio un nuevo paso hacia la reducción de los compromisos adquiridos como parte del Acuerdo Nuclear firmado en 2015, del que Estados Unidos se retiró en mayo del año pasado. El portavoz de la Organización de Energía Atómica de Irán, Dehruz Kamalvandi, informó que el viernes fueron activadas 20 centrifugadoras tipo IR-4 y 20 del tipo IR-6 para permitir incrementar la producción de uranio enriquecido, "con fines de investigación y de desarrollo".

Consciente que el acuerdo de Viena de 2015 sólo permite el uso de centrifugadoras de primera generación (IR-1), el responsable precisó que su gobierno actúa con transparencia y mantiene la autorización para que se realice la visita a Teherán del director general de la OIEA (Organización Internacional de la Energía Atómica), Cornel Feruta. El régimen de inspección concebido por la agencia es una pieza clave del dispositivo del acuerdo de Viena entre Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, China, Rusia y el propio Irán.

La puesta en marcha de nuevas y más avanzadas centrifugadoras es la tercera etapa de la nueva estrategia adoptada por el régimen de la República islámica desde mayo pasado, después que el presidente Donald Trump decidió no sólo retirarse del acuerdo de Viena, sino también imponer sanciones a Irán y castigar a todo aquel país que acepte negociar con Teherán, todo con el objetivo de asfixiar a la alicaída economía iraní.

A finales de agosto las cosas parecieron moverse un poco, después que el presidente francés Emmanuel Macron invitó al ministro de relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif a un encuentro en Biarritz, poco antes de la realización de la Cumbre del G-7. Francia, Alemania y la Gran Bretaña abogan por mantener los compromisos de Viena, a saber reducir paulatinamente las sanciones contra Irán a cambio que éste mantenga todos sus compromisos en materia de uso de energía nuclear para uso civil y no militar. Pero el presidente Trump, quien no piensa sino en su reelección eventual el año entrante, mantiene una oposición frontal a cualquier concesión.

El 4 de septiembre el gobierno de Teherán dio por hecho el fracaso del intento de mediación francés, luego que Washington rechazó conceder a su rival una línea de crédito de 13,500 euros a cambio de que vuelva a respetar la totalidad del acuerdo.

De visita en Paris donde este fin de semana se encontró con su homóloga francesa, Florence Parly, el ministro estadounidense de la Defensa, Mark Esper dijo "no estar sorprendido " de la decisión de Teherán. Por su parte la responsable francesa reiteró que París quiere "llevar a Irán a respetar el acuerdo de Viena", por lo que su gobierno continuará "empujando en ese sentido".

Este domingo está programado en Teherán un encuentro en el que deben participar el director interino de la OIEA, el presidente de la organización iraní de energía atómica y el ministro de Relaciones Exteriores iraní.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.