Saltar al contenido principal

Israel: ¿El fin de la era Netanyahu?

El primer ministro Netanyahu el 4 de septiembre.
El primer ministro Netanyahu el 4 de septiembre. REUTERS/Ronen Zvulun

Según el profesor Alfred Tovias, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, los electores israelíes se alejaron del ultraderechista primer ministro Benjamin Netanyahu. Sin embargo, ningún partido obtuvo la mayoría.

Anuncios

Según los resultados casi completos del escrutinio en Israel, el partido de derecha Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu y la formación de centrista Azul Blanco de Benny Gantz obtuvieron cada uno 32 escaños en la asamblea parlamentaria israelí, la Knéset.

El resultado obliga a cada una de esas formaciones políticas a buscar alianzas para alcanzar la mayoría absoluta de 61 escaños. Ni Benjamin Netanyahu ni Benny Gantz pueden formar gobierno el uno sin el otro.

Análisis del voto con el politólogo Alfred Tovias del departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

RFI: Con esos resultados, ¿podemos decir que es el ocaso de Benjamin Netanyahu, tras 10 años de poder?

Alfred Tovias: Es el fin de la era Netanyahu. Pero además con un cierto reequilibrio del electorado hacia el centro, de una posición de derecha extrema a una posición de centro-derecha.

Las elecciones han girado alrededor de dos temas: un tema viejo que era el tema de la religión, sobre cuán secular es Israel, cuán religioso es Israel.

Y el otro tema gira en torno a la corrupción del señor Netanyahu. Mucha gente ha votado contra Netanyahu más que por la izquierda y luego hubo mucha gente que ha votado contra los partidos religiosos.

Y se han movilizado: la gente en Tel Aviv que es muy liberal, por ejemplo, ha ido masivamente a votar y eso normalmente no lo hace tanto. Los árabes también han ido a votar masivamente porque les fastidia el señor Netanyahu, pero no por corrupción, sino por sus salidas impertinentes contra los árabes y por lo tanto se han vengado.

RFI: Uno de los árbitros de las futuras coaliciones podría ser Avigdor Lieberman, ex ministro de Netanyahu, que aumentó considerablemente su base electoral. ¿Cómo explicarlo?

Alfred Tovias: El señor Lieberman es de origen moldavo, es decir del bloque soviético, que tiene las posiciones de muchos judíos originarios de la Unión Soviética. Son posiciones muy duras con respecto a la política exterior, con respecto a los árabes y los palestinos, pero con la particularidad de ser liberal en cuestiones personales.

Muchos de estos judíos que vinieron de la ex Unión Soviética no eran religiosos, no sabían nada de religión y les fastidia estar sometidos a estas reglas estrictas que los ultra ortodoxos han ido imponiendo. No hay matrimonio civil en Israel. El señor Lieberman ha atraído hacia sí una cantidad de votos que lo han llevado de cinco a nueve escaños en la Knéset y que, además de todo, le da la posibilidad de bloquear al señor Netanyahu para que pueda formar un gobierno de extrema derecha.

RFI: El nacionalista Lieberman propone un gobierno de coalición nacional con la derecha y la izquierda. ¿Hay precedentes en Israel?

Alfred Tovias: Lo ha habido en los años 1980, en donde había incluso un gobierno con rotación. Dos años de derecha y dos años de izquierda en los que se turnaron Issac Shamir (derecha) y Shimon Peres (laborista) como primeros ministros.

Pero a pesar de que el señor Lieberman considera que es urgente que haya un gobierno de unión nacional por motivos de seguridad y motivos económicos, a mí me parece que esto es una argumentación demasiado fácil. La situación económica es muy buena por lo tanto no hay una situación de urgencia económica y tampoco hay una situación de urgencia en materia de seguridad. Con lo cual no se ve muy bien por qué objetivamente el país necesita un gobierno de unidad nacional.

Lea también:

>Israel: incertidumbre política tras el empate entre Netanyahu y Gantz

>Gran reportaje audio: Israel-Palestina, la guerra interminable

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.