Saltar al contenido principal
Oriente Medio

Egipto: nueva manifestación contra Al Sisi en medio de detenciones masivas

Manifestación contra el gobierno egipcio, el 21 de septiembre de 2019 en El Cairo.
Manifestación contra el gobierno egipcio, el 21 de septiembre de 2019 en El Cairo. REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

Una semana después de que una serie de protestas desembocaran en miles de arrestos, los egipcios vuelven este viernes a las calles para manifestarse contra el gobierno, que ha perdido popularidad por la pobreza y acusaciones de corrupción.

Anuncios

Por Nuria Tesón, corresponsal de RFI en El Cairo

Los egipcios están llamados este viernes nuevamente a protestar después de que el pasado fin de semana se produjeran las primeras protestas contra el presidente Abdel Fatah Al Sisi desde su llegada al poder.

En una semana se ha detenido a 2.000 personas. Algunos de ellos, son activistas u opositores, pero la mayoría han sido ciudadanos arrestados de forma aleatoria.

La policía se ha desplegado incluso de civil en muchos puntos de El Cairo, la capital, y ha registrado bolsas y teléfonos móviles con el objetivo de identificar a aquellos críticos con el presidente. El resultado es una campaña de represión brutal como denuncian las organizaciones no gubernamentales y sociedad civil egipcia, que no ha hecho más que empezar.

El Egipto de Al Sisi vive una de las peores represiones de su historia con más de 60.000 prisioneros políticos, entre los que se cuentan artistas, abogados o periodistas. Motivo por el que estas protestas son un desafío acompañado de grandes riesgos, pero también de muchos motivos.

A eso se suman las penurias económicas. Muchos egipcios ya no pueden afrontar la compra semanal tras las draconianas medidas impuestas para satisfacer al Fondo Monetario Internacional. Algo que contrasta con proyectos faraónicos de Al Sisi, como la construcción de una capital administrativa en mitad del desierto y que son motivo de enojo.

A ese empobrecimiento de la población y a la corrupción se suma el creciente poder del Ejército, que tiene intereses en todos los frentes, sea la construcción, la alimentación o el turismo y que ha incrementado significativamente su influencia desde la llegada de Al Sisi al poder.

La popularidad inicial del presidente ha ido decayendo y este viernes podría enfrentarse a un nuevo desafío en las calles. Muchos temen que sea reprimido y se produzca un baño de sangre.

Elegido en 2014 tras derrocar a su predecesor, el islamista Mohamed Mursi, un año antes, Al Sisi se impuso como una de las figuras más autoritarias de Oriente Medio, aplastando cualquier acción con tintes de protesta en el país más poblado del mundo árabe (100 millones de habitantes).

En los últimos días, se reforzó la vigilancia policial en El Cairo y en las grandes ciudades, sobre todo en la plaza Tahrir de la capital, epicentro de la revuelta popular de 2011 que expulsó del poder al presidente Hosni Mubarak, en el contexto de la Primavera Árabe.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.