Saltar al contenido principal
Turquia/Siria

La ofensiva turca en Siria pone en jaque a sus aliados

En la ciudad de Ras al-Ain, una mujer y sus hijos huyen de los bombardeos del ejército turco,  9 de octubre, 2019
En la ciudad de Ras al-Ain, una mujer y sus hijos huyen de los bombardeos del ejército turco, 9 de octubre, 2019 Delil SOULEIMAN / AFP

La ofensiva militar turca contra las fuerzas kurdas, la tercera en tres años, rompe el acuerdo entre Ankara y sus poderosos aliados. La política de Washington implicará la redistribución de cartas en esa región. “El conocimiento de lo que se iba a producir ha ido acompañado de una recomendación de una cierta moderación, para evitar que degenerara una intervención que tiene por objetivo ocupar un territorio en una confrontación a muerte”, dijo a RFI Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano de Madrid.

Anuncios

Tres días después del anuncio del presidente Donald Trump de repatriar un millar de soldados estadounidenses presentes en la frontera entre Siria y Turquía, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan puso en práctica su advertencia. La ofensiva militar sobre las ciudades de Tal Abyad y Ras al-Ain marcan los primeros pasos para intentar crear "una zona de seguridad", a decir del presidente turco.

>> Escuche la entrevista completa con Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano de Madrid.

Es la tercera ocasión en menos de tres años que Turquía busca acabar por la fuerza con las milicias del YPG, las Unidades de Protección Popular kurdas, calificadas por Ankara de "terroristas". Para Félix Arteaga, investigador principal del real Instituto Elcano de Madrid, especialista de esa región, en las dos ofensivas anteriores, "existía el Estado Islámico (EI) y era el enemigo común, y cualquier intervención estaba legitimada por ese objetivo. En la actualidad el EI es una amenaza residual en la zona y lo que queda claro es que el objetivo de la invasión es desplazar a las milicias kurdas que ahora controlan toda la frontera nororiental de Siria y crear una zona de seguridad en la que Turquía pueda al mismo tiempo protegerse de eventuales ataques de lo que considera son los terroristas kurdos, y por otro lado alojar a los refugiados que tiene en el otro lado de su frontera.

Esta nueva ofensiva militar ha sido calificada de "mala idea" por el presidente Donald Trump y criticada por el conjunto de la Unión Europea. Pero no solo. Otros países como Arabia Saudita o Egipto también cuestionaron la decisión de Ankara. Ciertamente Turquía aparece estar sola en esta aventura. Pero soledad no significa estar enfrentada a la comunidad internacional, precisa el experto del Instituto Elcano. Aunque muchos actores se han manifestado sobre los riesgos "otros han dejado hacer; ese es el caso de Rusia, es el caso de Estados Unidos. Y mucho de la oposición a lo que allí ocurra es por el miedo que ante el vacío de poder el Estado Islámico vuelva a reaparecer o se aproveche de la situación interna para intervenir".

El repliegue de Estados Unidos implicará “un reacomodo de las fuerzas políticas en acción, a saber Siria, Rusia, Turquía, Irán” entre otros, apunta Félix Arteaga. Por lo que habrá que si la ofensiva turca no alcanza rápidamente sus objetivos la situación podría volverse explosiva.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.