Saltar al contenido principal
Irak

Manifestaciones dejan más de 40 muertos

Manifestantes portan banderas iraquíes durante una protesta contra la corrupción, la falta de trabajo y los servicios deficientes, en Bagdad, Iraq, el 25 de octubre de 2019.
Manifestantes portan banderas iraquíes durante una protesta contra la corrupción, la falta de trabajo y los servicios deficientes, en Bagdad, Iraq, el 25 de octubre de 2019. REUTERS/Thaier Al-Sudani

Al menos 40 personas murieron el viernes en Bagdad y en el sur de Irak en violentas manifestaciones contra el gobierno.

Anuncios

Con nuestra corresponsal en Bagdad, Lucile Wasserman, y la AFP.

La plaza Tahrir de Bagdad, el epicentro de la protesta, fue el lugar de reunión de cientos de iraquíes. Hace solo dos semanas los manifestantes pedían mejores servicios y la reducción del desempleo, hoy exigen la caída del régimen. "Vinimos a protestar porque perdimos nuestra patria. La estamos buscando. No queremos electricidad, no queremos agua, queremos libertad", dice Ahmed, de 24 años, con una bandera iraquí sobre sus hombros.

De vez en cuando la muchedumbre entre en pánico cuando las fuerzas del orden lanzan gas lacrimógeno, informa nuestro corresponsal en Bagdad, Lucile Wasserman. Los manifestantes dicen tener miedo de la policía antidisturbios y de los francotiradores que irrumpieron en las calles de Bagdad durante los últimos mítines.

Para Kemal, 50 años, el gobierno tiene un doble discurso sobre la violencia. “Es insoportable", dice. "El Primer Ministro anunció oficialmente que las autoridades no detendrían a ningún manifestante, pero nos atacaron a de las 9 a las 9:30 de la mañana. ¿Escuchaste eso? Parece que estamos en primera línea luchando contra un enemigo", señala mientras las detonaciones resuenan cerca.

Al mediodía, el gran ayatolá Ali Sistani, la máxima autoridad religiosa chiita del país, pidió a las fuerzas de seguridad y a los manifestantes a "contenerse" para evitar el "caos". Pero la situación se puso tensa por la tarde.

Los manifestantes incendiaron dos sedes de las gobernaciones,  y atacaron las oficinas de docenas de partidos políticos y también cuarteles generales de facciones armadas. Por la noche, un conteo final anunció que 42 manifestantes fueron asesinados. Al menos la mitad de ellos murieron en incendios o fueron asesinados durante los ataques a grupos de la poderosa coalición paramilitar del Hachd al-Chaabi, el primer aliado del gobierno del Primer Ministro Adel Abdel Mahdi.

"Lamentamos profundamente el número de personas que han muerto", reaccionó el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, durante una reunión con los medios de comunicación, refiriéndose a un reciente informe de la misión de la ONU sobre la acción de las fuerzas iraquíes durante las manifestaciones. "Según nuestras conclusiones iniciales, ha habido claramente violaciones sustanciales de los derechos humanos que deben ser claramente denunciadas y condenadas", añadió, sin más detalles.

En la madrugada del viernes, se reportaron incendios y ataques en varias provincias del sur del país donde se declararon toques de queda. En Bagdad, miles de manifestantes seguían reunidos en la plaza Tahrir. Los enfrentamientos continuaban en el puente adyacente de al-Jumhuriya, que conduce a la Zona Verde, donde se encuentra el gobierno iraquí y la embajada de los Estados Unidos.

Con nuestra corresponsal en Bagdad, Lucile Wasserman, y la AFP.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.