Saltar al contenido principal
Medio Oriente

Trump confirma muerte del líder del Estado Islámico

FOTOS DE ARCHIVO: Un hombre barbudo con la apariencia del líder del IS al-Baghdadi habla en esta captura de pantalla tomada de un video publicado el 29 de abril de 2019.
FOTOS DE ARCHIVO: Un hombre barbudo con la apariencia del líder del IS al-Baghdadi habla en esta captura de pantalla tomada de un video publicado el 29 de abril de 2019. Islamic State Group/Al Furqan Media Network/Reuters

El jefe del grupo yihadista Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi murió después de volarse a sí mismo en un túnel durante una operación estadounidense dirigida contra él en el noroeste de Siria, dijo el presidente estadounidense Donald Trump.

Anuncios

“Anoche, fue una gran noche para los estados unidos y para el mundo. Un asesino brutal, uno que causo tanto dolor y muerte, fue violentamente eliminado,” dijo el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump en un discurso televisado. “Nunca más volverá dañar otro hombre, mujer o niño inocente. Murió como un perro. Murió como un cobarde. El mundo es ahora un lugar mucho más seguro.”

El líder del grupo yihadista Estado Islámico Abu Bakr al Bagdadi se había refugiado en un túnel cavado para su protección con tres de sus hijos. "Desencadenó su chaqueta (de explosivos), matándose a sí mismo y a los tres niños", dijo Donald Trump.

Además la operación militar causó la muerte de "una gran cantidad" de sus combatientes y partidarios, dijo Trump."Ningún personal (estadounidense) murió en la operación, mientras que un gran número de combatientes y compañeros de Bagdadi fueron asesinados junto a él", dijo el mandatario.

Apodado el "fantasma", Abu Bakr al Bagdadi fue un estudiante de religión tímido que se convirtió en combatiente yihadista de segundo rango. Pero, el iraquí, de 48 años, logró cerrar una alianza entre yihadistas convencidos llegados de todo el mundo y exmilitares del ejército de Sadam Husein, laico y socialista, una ventaja clave para poder conquistar, en 2014, un territorio del tamaño de Gran Bretaña.

Si bien fue le primer jefe yihadista en instaurar un proto-Estado, su "califato" autoproclamado ya no existe en la actualidad. El último reducto del EI cayó en marzo en Baguz, en Siria, y decenas de miles de sus combatientes están en la actualidad presos de los kurdos de Siria o del Estado iraquí.

25 millones de dólares  

Desde hace meses, el hombre --cuya muerte fue anunciada en varias ocasiones-- ya sólo dirigía unas tropas desperdigadas, aunque en los videos de propaganda, cuidadosamente realizados, el EI continuara reivindicado, más o menos oportunamente, atentados en todo el mundo.

Diabético y herido al menos una vez, Ibrahim Awad al Badri, su verdadero nombre, mostraba su rostro pocas veces.

En tiempos del "califato" sólo hizo una aparición pública, en junio de 2014. Desde lo alto del púlpito de la célebre mezquita Al Nuri de Mosul, "capital" del grupo EI en Irak, conquistada en 2017, pronunció un discurso ante sus seguidores.

Su rostro, con barba canosa, tintada con henna rojiza, sólo se dejó ver públicamente una vez más, en un video difundido en abril pasado. En cambio, solía expresarse a través de grabaciones sonoras.

Estados Unidos ofrecía 25 millones de dólares por la captura de este hombre, el más buscado del mundo, nacido en el seno de una familia pobre de Samarra, al norte de Bagdad.

Antítesis de Bin Laden

Su discreción hizo de él, a ojos de funcionarios políticos y militares occidentales, la antítesis de Osama Bin Laden, quien difundía videos regularmente con una puesta en escena en los combates o en la mezquita. El jefe de Al Qaida fue perseguido durante años y abatido en 2011 por las fuerzas especiales estadounidenses en Pakistán.

Este apasionado al fútbol soñaba con ser abogado, pero sus insuficientes resultados escolares no le permitieron seguir estudios de Derecho. También contempló enrolarse en el ejército pero su mala vista se lo impidió. Finalmente estudió Teología en Bagdad.

Predicando en una mezquita poco frecuentada de Irak en tiempo de Sadam Husein, desarrolló "una visión bastante clara de adónde quería ir y de la organización que quería crear", explica la periodista Sofia Amara.

"Es un planificador secreto", explica Amara, que realizó un documental sobre Bagdadi. Y, "aunque dé la impresión de no ser un hombre brillante", es "paciente y trabajador".

Tras haber creado, durante la invasión estadounidense de Irak en 2003, un grupúsculo yihadista de poca proyección, este padre de cinco hijos, fruto de dos matrimonios, fue detenido en febrero de 2004 y encarcelado en el campo de Bucca.

Esta inmensa prisión, donde se encontraban los dignatarios derrocados del régimen de Sadam Husein e integrantes del movimiento yihadista sunita, sería llamada la "universidad de la Yihad".

Allí, poco a poco, "todo el mundo se dio cuenta de que ese tipo tímido era un sutil estratega", afirma Sofia Amara.

 

Con AFP.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.