Saltar al contenido principal
Líbano

'La revolución en Líbano carece de líderes'

Des manifestants mobilisés à Beyrouth dimanche 3 novembre.
Des manifestants mobilisés à Beyrouth dimanche 3 novembre. Patrick BAZ / AFP

Los manifestantes de la revolución en Líbano que se congregan en la Plaza de los Mártires en Beirut están muy bien organizados con brigadas que llevan provisiones y se encargan de la limpieza pero no ha surgido un líder capaz de encausar la protesta y establecer un diálogo con el poder. Entrevista al periodista Tomás Alcoverro.

Anuncios

Entrevista a Tomás Alcoverro, corresponsal de RFI en Beirut

Los manifestantes de Líbano, cada vez más organizados, cortaron de nuevo este lunes varias carreteras del país, un día después de una jornada de movilización masiva contra el gobierno y la clase política.

Líbano vive desde mediados del mes pasado un movimiento con miles de manifestantes, que han tomado las calles y plazas para denunciar la pésima situación económica del país, así como la corrupción y la incompetencia de los políticos.

En los últimos días los manifestantes han bloqueado numerosas carreteras, usando contenedores o aparcando sus coches para interrumpir la circulación.

Las manifestaciones en Líbano comenzaron el 17 de octubre. ¿Se puede hablar de un aumento de la protesta a lo largo de estas tres semanas?

Lo que aumenta es la incertidumbre. Nadie sabe a ciencia cierta lo que va pasar. De un lado, siguen las manifestaciones en favor de la revolución pero la víspera se registró una gran manifestación en apoyo del presidente. El tiempo pasa pero no hay una definición clara sobre el tipo de gobierno que se va formar ni mucho menos quién podría presidirlo. Por eso los manifestantes siguen ejerciendo presión en las calles. Para hoy había sido anunciada una huelga general pero ésta no ha tenido mucho éxito.

¿Quiénes son los manifestantes?

En su mayoría son jóvenes que no conocen los desastres de la guerra civil que vivió este país (1970 y 1995) cuyas cicatrices no han desaparecido. En el centro de la ciudad, en la Plaza de los Mártires, epicentro de la revolución, hay un ambiente festivo. La gente se divierte, danza, canta. Algunos han dicho que ya no es hora de seguir ocupando las calles mientras que otros, en cambio, están decididos a no abandonarlas.

¿No se vislumbra una salida a la crisis política?

Hasta ahora no ha sido anunciado ningún equipo. El gobierno no cede porque en parte no es claro quiénes va a sucederlo. Lo único que se sabe es que serán tecnócratas pero no hay nada concreto. No hay por el momento un líder que se destaque. En la Plaza de los Mártires, los organizadores de la protesta están muy bien organizados: hay brigadas que retiran las basuras por la noche, otros se encargan de llevar provisiones a los manifestantes, hay varias tiendas de campaña de ONG’es pero sigue el vacío en cuanto a los líderes de la revolución. Por eso algunos recuerdan la revolución de Mayo del 68 en Francia, porque tampoco hubo líderes en ese movimiento. No hay ninguna hoja de ruta, no se sabe qué es lo que quieren concretamente los manifestantes, aparte de pedir la Luna. Lo que más preocupa hoy en Líbano es la incertidumbre.

¿Si los manifestantes no ven sangre nueva en los puestos de poder en Líbano esto podría atizar la rabia de los manifestantes?

Sí, es posible. Hay un detalle importante: la gran revolución no tiene lugar en Beirut sino en Trípoli. En esa ciudad los manifestantes son gente muy destruida por la vida, sin ninguna esperanza, sin ninguna posibilidad de nada. Esa ciudad no tiene el aire cosmopolita de Beirut, es enormemente pobre y enormemente peligrosa.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.