Saltar al contenido principal
Irak

Las exigencias de los manifestantes iraquíes

En Bagdad, un grupo de manifestantes derriban un muro que resguarda un edificio oficial. El 7 de noviembre de 2019.
En Bagdad, un grupo de manifestantes derriban un muro que resguarda un edificio oficial. El 7 de noviembre de 2019. REUTERS/Wissm al-Okili

La represión de las manifestaciones continúa en Irak y dejó un saldo de 3 muertos y decenas de heridos este domingo.  Desde el inicio de las protestas que exigen mejores condiciones de vida y una renovación del sistema política, la violencia ha dejado un saldo de 300 muertos.

Anuncios

Tras seis semanas de movilización, las autoridades iraquíes, que parecían fragilizadas por las protestas, acordaron el sábado respaldar al criticado primer ministro y acabar a toda costa con las protestas. Las fuerzas de seguridad intensificaron este fin de semana la represión en un país que sigue cortado del mundo, sin internet ni redes sociales.

El enviado especial de RFI en Bagdad, Sami Boukhelifa, recogió testimonios de manifestantes. Piden, entre otras cosas, más empleos, mejores servicios públicos, la dimisión del gobierno y denuncian las injerencias extranjeras.

Amir Hussein, uno de los últimos manifestantes de la Plaza Tharir tras la ofensiva de la policía para desalojar la protesta:

“¿Ha visto Usted la represión? La gente tiene miedo. Muchos manifestantes son jóvenes, casi todos tienen menos de 30 años. Los padres de los manifestantes ya no quieren que sus hijos e hijas vengan aquí a manifestarse y que los maten. Yo también soy socorrista. Aquí en la plaza he visto tantas heridas graves. Algunos fueron heridos en la cabeza. Nada se puede hacer contra este tipo de heridas. Solo quiero recordar que nuestras manifestaciones son pacíficas y que nuestras reivindicaciones son legítimas.”

Mariam Kazem, manifestante, entrevistada en Bagdad:

“Rechazamos la injerencia iraní en Irak, no es negociable. Y los jóvenes iraquíes, sin importar su religión o su confesión, sean sunitas o chiitas, cristianos o yezidíes, todos rechazan la presencia iraní aquí. Pregunten en su entorno y verán que todos los jóvenes reunidos aquí se oponen a Irán. Es como si estuviéramos bajo mandato iraní. Es una forma de colonización. Vayan a los mercados: todos los productos vienen de Irán. Ese país tiene representaciones diplomáticas en varias de nuestras ciudades, en Basora, Kerbala, Bagdad. Y nos hemos enterado de que Qassem Soleimani, el comandante de los operativos militares iraníes en el exterior reunió a los partidos políticos para encontrar una salida a la crisis. ¡Es inadmisible!”

Sayid Mehdi, otro manifestante iraquí:

“Nuestras manifestaciones son pacíficas, pero las autoridades han optado por la represión. Nos disparan con bala, nos arrojan gases lacrimógenos y granadas de dispersión. Miren a todos estos heridos alrededor de nosotros. Nuestros dirigentes, sometidos a las potencias extranjeras, quieren que el pueblo se arrodille ante Irán. Nunca lo aceptaremos. Queremos un país libre, queremos reconstruir nuestro país con nuestras propias manos. Nuestras reivindicaciones son claras: ese régimen corrupto debe ser sustituido por dirigentes dignos de confianza. Irak es un país muy próspero y hasta ahora, solo los extranjeros, los iraníes, se aprovechan de nuestras riquezas”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.