Saltar al contenido principal
Líbano

Hezbolá desconfía cada vez más del movimiento de protesta

Libaneses manifiestan en Saída (Sidón), el 1 de diciembre de 2019.
Libaneses manifiestan en Saída (Sidón), el 1 de diciembre de 2019. Mahmoud ZAYYAT / AFP

En el Líbano, el impasse es total, no se vislumbra un nuevo gobierno y el país se está hundiendo aún más en la crisis económica. En esta preocupante situación, ¿cuál es la posición del Hezbolá, poderoso partido político armado proveniente de la comunidad chiita del país?

Anuncios

Con el enviado especial de RFI al sur del Líbano, Nicolas Falez.

Nabatieh, en el sur del Líbano, es uno de los feudos del Hezbolá. Allí, la gente desconfía de las protestas, que cumplen casi 50 días.

"Los primeros días, el 17, 18 y hasta 19 de octubre, había reivindicaciones justas y todo el pueblo se manifestaba. Luego las embajadas comenzaron a interferir y a manipular a la gente", cuenta un hombre que, con su barba gris bien cuidada, no quiere dar su nombre. "Está dirigido contra el Hezbolá, pero mientras tengamos un líder sabio que es Hasan Nasrallah, no hay peligro", estima.

Invisible en Nabatieh, el movimiento de protesta es más presente en Saída (Sidón), también en el sur del país. Los jóvenes manifestantes levantaron un campamento en una plaza.

"No estamos en contra del Hezbolá ni en contra de nadie, ¡somos la resistencia! Este gobierno trata de hacerle creer a la gente que en el seno del movimiento algunos se oponen a tal o cual confesión, ¡pero no es el caso!", se indigna una activista.

El Hezbolá se ha vuelto un componente insoslayable del panorama político libanés. Apoya al presidente cristiano Michel Aoun y tenía a varios ministros en el gobierno saliente.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.