Saltar al contenido principal
Siria

Médicos en Siria: 'tuvimos que realizar cirugías de guerra ambulatorias'

Esta imagen de un hospital en las afueras de Damasco, tomada en 2015, se convirtió en una de las fotos más emblemáticas de la década.
Esta imagen de un hospital en las afueras de Damasco, tomada en 2015, se convirtió en una de las fotos más emblemáticas de la década. REUTERS/Bassam Khabieh

La guerra no se acaba en Siria. El ejército de Bachar Al Asad bombardea con el apoyo de la aviación rusa la provincia de Idlib, que busca controlar nuevamente. En esta zona, los civiles están atrapados en los combates entre grupos yihadistas y soldados del régimen. Relatos de una de las pocas ONGs que trabajan todavía en el terreno: la francesa UOSSM.  

Anuncios

Por Eliott Brachet,

UOSSM son las siglas en francés de Unión de organizaciones de socorro y cuidados médicos. La ONG se dedica a organizar formaciones médicas de urgencia. En Siria, los médicos siguen trabajando poniendo su vida en riesgo.

El doctor Jubran Durbas es oriundo de Aleppo, en el norte de Siria. Era interno residente de cirugía vascular cuando comenzaron las primeras manifestaciones y las primeras regresiones sangrientas en 2011. En la época tenía 24 años y no iba a quedarse con los brazos cruzados.

“Con colegas decidimos transformar apartamentos de 3 o 4 habitaciones en hospitales clandestinos. Una habitación para las urgencias, otra es un bloque operatorio y otra para atender a los enfermos”, cuenta el médico a RFI.

En los hospitales improvisados, los jóvenes médicos trabajan en urgencias y se encuentran con casos de especialidades que no son las suyas. “Pero no teníamos otra opción ya que los hospitales públicos estaban prohibidos por el gobierno para muchas personas”, explica Durbas.

►►Lea también: "Siria: ofensiva en Idlib deja 235.000 desplazados"

En 2013, el joven interno siguió un entrenamiento en la ciudad de Bab Al Hawa, en la frontera entre Siria y Turquía. Allí conoció a Raphaël Pitti, de la UOSSM. El médico humanitario francés le ofrece su experticia, sobre todo en la provincia de Idlib, donde la situación no deja de degradarse.

“Han sido destruidas 67 estructuras médicas en la región y por culpa de los bombardeos, la gente no para de desplazarse” detalla Pitti.

Cirugía de guerra ambulatoria

Desde el 2012, ha estado en el terreno una treintena de veces. Muchas veces de manera clandestina. En 8 años, la UOSSM ha formado unos 30 000 médicos, enfermeros y socorristas. Cerca de mil han muerto en bombardeos.

Según Jubran Durbas, los bombardeos son casi cotidianos. “Una vez, teníamos pacientes en la segunda planta cuando cayeron las bombas. Los enfermos tuvieron que bajar con las perfusiones y todo para refugiarse en el sótano”, recuerda. “Desde entonces desarrollamos un tipo de cirugía de guerra ambulatoria. Son operaciones pesadas que obligan al paciente a salir del hospital al día siguiente.”

Crímenes de guerra

Durbas se volvió él mismo profesor de medicina. Pero los hospitales del país siguen siendo un objetivo militar para el régimen. “Se había entregado a la ONU coordenadas GPS de los hospitales para evitar que los ejércitos ruso y sirio los ataquen. Lo que ocurrió fue lo inverso: tomaron esas coordenadas para destruirlos”, denuncia Raphaël Pitti. Ataques que califica de crímenes de guerra y que han obligado a su ONG a trabajar clandestinamente.

Tras 6 años trabajando como médico en Siria, Jubran Durbas obtuvo asilo político en Francia gracias a Pitti. Ahora trabaja en el hospital de Thionville, en el noreste francés. Miembros de su familia siguen en Idlib, donde más de 235 000 personas han sido desplazadas en los últimos días.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.