Saltar al contenido principal
IRAK/IRAN/EEUU

Irak, eterno campo de batalla de otros países

Fort Bragg, Caroline du Nord: tropas estadounidenses se preparan para partir a Medio Oriente, 5 de enero 2020.
Fort Bragg, Caroline du Nord: tropas estadounidenses se preparan para partir a Medio Oriente, 5 de enero 2020. REUTERS/Bryan Woolston

La reciente decisión del Parlamento iraquí de expulsar a las tropas estadounidenses desplegadas en su terrritorio luego del asesinato por parte de Estados Unidos del general iraní Qasem Souleimani, ha puesto de relieve el fracaso de la invasión estadounidense de 2003 y de su propósito de instaurar una nueva gobernanza. Para analizar esta situación, RFI conversó con la historiadora y analista de política internacional Yasmina Shawki, especialista de Oriente Medio.

Anuncios

RFI: ¿Cuál es la situación actual de Irak donde tuvo lugar el operativo estadounidense que mató al general iraní Qasem Souleimani?

Yasmina Shawki: Recordemos que Irak es un país creado de manera ficticia, prácticamente por intereses que no tienen nada que ver con la población que lo habita. Irak fue fundado en 1921, según los intereses de Gran Bretaña, con la fusión de tres provincias: la provincia de Mosul en el norte, la de Bagdad en el centro y la de Basora en el sur. Las poblaciones eran muy diversas y no tenían casi nada en común, salvo el estar dominadas por el Imperio otomano. Gran parte de la población de Bagdad pertenecían a la confesión chiita, mientras un tercio del país era de confesión sunita y otro tercio, aproximadamente un 20% kurdo, y el resto eran cristianos e incluso judíos. La fusión de esas poblaciones -que tenían tradiciones, cultura y una fe religiosa diferente- se mantuvo cohesionada por un ejercicio de la fuerza a través del ejército, bajo mandato británico. Desde la llegada al poder del partido Baaz en los años 60, la unidad del país era incuestionable, cohesionada por el ejército. Pero cuando en 2003 llega la fuerza internacional que derrocó el régimen de Sadam Huseín y desmantelan todos las fuerzas de seguridad, el cemento que unía a la población se deshizo. A partir de allí cada uno intenta ocupar una parcela de poder, territorial y político, enfrentándose militarmente.

En la medida en que no ha conseguido sus objetivos, ¿podemos decir que la invasión de Irak ha sido un fracaso?

 Sí, ha sido un fracaso rotundo y estrepitoso porque se ha consolidado la división sectaria, retrocediendo en los esfuerzos que se habían hecho para mantener unido al país. Como más de un 60% es de confesión chiita, son pro iraníes y ganan siempre las votaciones por mayoría. Eso ha llevado a que Irán ejerza una gran influencia, subvirtiendo la idea inicial, de instaurar un estado democrático, más justo y equilibrado, demostrando ser totalmente ineficiente. El atentado en que fue asesinado general iraní Qasem Soleimani y Abu Mahdi al Muhandis -que lideraba la rama iraquí de estas fuerzas paramilitares iraníes- ha supuesto que el Parlamento iraquí apruebe la expulsión de Estados Unidos porque una violación de su soberanía. Aunque llevaban violándola desde el 2003, pero ésta ha sido la gota que ha colmado el vaso. En esta votación, Irán ha hecho valer la influencia que tiene en el Parlamento iraquí. Está claro que Irán controla Irak y eso ha sido por culpa de la ineficacia de la gestión desplegada desde el 2003. 

Esta situación confirma lo que se dijo en un momento: que la prioridad era más bien acceder a los recursos petrolíferos…

Es absolutamente deleznable lo que ha sucedido con el petróleo en Irak. Dos o tres años después de la invasión del 2003, salía petróleo a borbotones a través del puerto de Basora y no se controlaba la cantidad, -miles y miles de barriles- porque simplemente no pusieron contadores en los oleoductos. Ha sido un saqueo masivo de los recursos naturales de Irak, prácticamente sin ningún control. Esto ha permitido la recuperación y puesta en marcha de la industria petrolera. Pero ¿cómo explicar que un país que nada en petróleo no tenga una alimentación eléctrica estable? La gente no tiene luz todo el día, no se mantienen las potabilizadoras de agua que funcionan con electricidad e hidrocarburos. Irak tiene dos ríos muy importantes: el Tigris y el Éufrates que suministran recursos hídricos, pero la gente no tiene agua. Han pasado 17 años desde que terminó la guerra, tiempo más que suficiente para recuperar todas las infraestructuras. ¿Dónde ha ido el dinero? ¿Quién gestiona todos esos recursos? Hay un presupuesto enorme para la creación de una ciudad médica en Bagdad, pero no se han puesto ni los cimientos.

¿Podría hacerse efectivo el retiro de las tropas estadounidenses?

No creo que se retiren. De hecho están enviando más tropas al Golfo arábico y supongo que las irán posicionando en la frontera de Kuwait, Arabia saudita y en territorio iraquí. Irán tiene un grave problema, porque de cara a su población, deberá responder a este asesinato, pero no está en condiciones para enfrentarse con los Estados Unidos o iniciar una guerra total. El hecho de que hayan dicho que se retiran del acuerdo nuclear es preocupante, pero todo depende del grado de sensatez que prime en quienes rigen los destinos del estado iraní. Si priman los más reaccionarios, el escenario será dramático porque Irak se va a convertir de nuevo en el campo de batalla de guerras de otros países y otras fuerzas, convirtiendo Medio Oriente en un polvorín que puede estallar en cualquier momento.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.