Saltar al contenido principal
Líbano

Fin de semana violento en el Líbano ante la inercia del gobierno

Enfrentamientos entre policía y manifestantes en Beirut resultaron en más de 500 heridos este fin de semana.
Enfrentamientos entre policía y manifestantes en Beirut resultaron en más de 500 heridos este fin de semana. REUTERS/Mohamed Azakir

Por segundo día consecutivo, violentos enfrentamientos tuvieron lugar este domingo en Beirut entre manifestantes antigubernamentales y fuerzas del orden, que resultaron en más de 500 heridos en total. A pesar de la gravedad de la crisis, los líderes libaneses han sido incapaces de ponerse de acuerdo sobre la formación de un nuevo gobierno que debe llevar a cabo reformas fundamentales para detener el colapso económico y social del país.

Anuncios

Este 19 de enero, cientos de manifestantes se reunieron en la entrada de una avenida que conduce al Parlamento, mientras que refuerzos del ejército y de la policía antidisturbios estaban desplegados en el centro de la ciudad, informa Paul Khalifeh, corresponsal en Beirut. Los manifestantes lanzaron piedras y petardos contra los cordones de la policía antidisturbios. La policía respondió con balas de goma, cañones de agua y gas lacrimógeno.

Una crisis que se agrava

Dos meses después de la dimisión del primer ministro Saad Hariri, y cuatro semanas después del nombramiento de su sucesor, Hasan Diab, todavía no hay gobierno, y los líderes no dan a la población ninguna explicación convincente de la demora. Los medios de comunicación hablan de disputas sobre la distribución de las carteras entre los partidos que apoyaron al nuevo premier, que se supone son todos aliados.

Sin embargo, el Líbano no tiene mucho tiempo para decidirse. Cada día que pasa trae su cuota de malas noticias: despidos masivos, aumento de los precios, caída del valor de la libra libanesa, escasez de liquidez en los bancos...

Inacción social y seguridad

La inercia de los líderes ha amplificado la ira de los manifestantes, y algunos se vuelven claramente más radicales en términos de discurso, pero también de acciones. Las autoridades se limitan a dar una respuesta de seguridad, intensificando la represión, y no ofrecen ninguna perspectiva política o social.

Para Hani Fayad, que manifiesta todas las noches desde el comienzo de la revuelta, la creciente angustia económica atrae a libaneses que viven lejos de la capital: "La necesidad económica de los libaneses es algo nuevo en comparación con los anteriores acontecimientos de 2011, 2015 y principios de 2019. Lo que pasa es que ahora son los libaneses de la periferia los que vienen. Esta necesidad económica es mucho más feroz en las zonas remotas de Beirut. Y estos libaneses que vienen de la periferia libanesa son más feroces que los libaneses que viven en las grandes ciudades".

"No se puede ganar por agotamiento a estómagos vacíos"

"Los gobiernos libaneses siempre han usado la postergación. Esta vez, sin embargo, el aplazamiento de los problemas no puede funcionar porque no se puede ganar por agotamiento a estómagos vacíos. La gente tiene hambre. No podemos decirles: lo veremos en dos, tres, cuatro meses. Es un problema que se ha vuelto esencial. En la vida cotidiana, la gente ya no tiene los medios para viajar o para alimentarse, o peor aún, para pagar la escolarización de sus hijos", confirma Youssef Mouawad, especialista del Líbano.

"La clase media se ha empobrecido, las clases económicamente débiles están realmente en la indigencia total. No podemos tener una ‘revolución de terciopelo’ en Beirut. Habrá una confrontación y, en mi opinión, el Estado libanés quiere una confrontación. El Estado libanés busca un pretexto para golpear a los jóvenes. Esto no es Siria. No vamos a disparar en el montón. Pero al Estado libanés no le gusta tener delante a gente que proclama que está a favor de una revolución suave", prosigue el analista.

Incluso en el ámbito de la seguridad, no faltan las diferencias entre los líderes. El primer ministro dimisionario, Saad Hariri, que dirige los asuntos ordinarios, rechazó la convocación del Consejo Supremo de Defensa para debatir los últimos acontecimientos. El presidente Michel Aoun se contentará, pues, con reunir a los jefes del ejército y los servicios de seguridad.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.