Saltar al contenido principal
Israel Justicia

El Tribunal Supremo de Israel examina el acuerdo entre Netanyahu y Gantz

El Primer ministro Israelí Benjamin Netanyahu se dirige a sus seguidores después de las elecciones, en Tel Aviv, Israel
El Primer ministro Israelí Benjamin Netanyahu se dirige a sus seguidores después de las elecciones, en Tel Aviv, Israel REUTERS - AMIR COHEN

El Tribunal Supremo de Israel empezó a examinar este domingo la legalidad del gobierno de unión entre el primer ministro saliente Benjamin Netanyahu, procesado por corrupción, y el presidente del parlamento Benny Gantz que aspiran a poner fin a la crisis política más larga de la historia del país.

Anuncios

   El Tribunal Supremo debe pronunciarse sobre ocho demandas y determinar, sobre todo, si Netanyahu puede formar un gobierno a pesar de estar procesado por corrupción.

   Con la esperanza de terminar con la crisis política más larga de la historia, y después de tres elecciones que no permitieron a ninguno de ellos obtener una mayoría con sus aliados, Netanyahu y su rival electoral Benny Gantz enterraron el hacha de guerra hace dos semanas y firmaron un acuerdo para un gobierno de unión nacional.

   También lo hicieron para permitir que Israel saliera urgentemente de la crisis provocada por el nuevo coronavirus, que infectó oficialmente a 16.000 personas, mató a más de 200 y sacudió la economía del país, donde el desempleo pasó del 3,4% al 27% en un mes.

   Pero el acuerdo entre Netanyahu y Gantz está lejos de contar con un apoyo unánime. En Tel Aviv, los opositores salieron a la calle en manifestaciones nocturnas, respetando las medidas de distanciamiento social, con banderas negras para denunciar lo que consideran la "muerte" de la democracia israelí.

   

   - "Querellas" -

   La justicia recibió nada menos que ocho denuncias. Una de ellas es de Yesh Atid, un partido que era miembro de la coalición centrista Azul y Blanco de Benny Gantz antes de que este pactara con Netanyahu. Esta formación considera que algunas cláusulas del acuerdo sobre el gobierno de unión violan las leyes fundamentales de Israel, el equivalente a la Constitución.

   El Tribunal Supremo examina estas quejas el domingo y el lunes, pocos días antes de la fecha límite (el jueves) para que el acuerdo se traduzca en un gobierno validado por el parlamento.

   El acuerdo prevé que Netanyahu sea primer ministro durante los primeros 18 meses y Gantz durante los 18 siguientes. Los ministerios se repartirán equitativamente entre las dos partes, que se han comprometido a debatir a partir de julio un proyecto de anexión por Israel del Valle del Jordán y de los asentamientos judíos en la Cisjordania ocupada.

   Siempre que la justicia no frustre sus planes al pronunciarse sobre las dos principales preguntas en las que se basan las denuncias: ¿el gobierno de unión es legal? y ¿Benjamin Netanyahu puede dirigirlo a pesar de su situación?

   Netanyahu, de 70 años, el político que lleva más tiempo como primer ministro en la historia de Israel, está encausado por corrupción, malversación de fondos y abuso de confianza en una serie de casos. El juicio, previsto en marzo, fue aplazado hasta mediados de mayo debido a las medidas contra el coronavirus.

   En Israel un primer ministro puede permanecer en el cargo a pesar de los cargos en su contra pero ¿qué pasa si la persona acaba de ser electa y se dispone a dirigir el próximo gobierno? Quienes han presentado demandas estiman que la ley no lo permite.

   

   - ¿Nuevas elecciones? -

   El partido Likud de Netanyahu estima que la ley no impide que un electo acusado pueda formar gobierno. Y en un dictamen transmitido al Tribunal Supremo, el fiscal general Avichaï Mandelblit, quien él mismo acusó a Netanyahu de corrupción, tampoco ve impedimento legal; "no hay base para una intervención judicial", dice. En resumen, Netanyahu puede liderar el próximo gobierno a pesar de los cargos contra él.

   En cuanto a la otra pregunta, los detractores del acuerdo argumentan que algunas cláusulas incumplen las leyes fundamentales, como por ejemplo la celebración de elecciones en tres años (la legislación estipula cuatro) o la congelación por seis meses de los nombramientos al frente de los servicios públicos.

   Sobre este tema el fiscal Mandelblit estima que el acuerdo presenta "dificultades (legales) importantes" pero que no lo invalidan.

   En esta saga político-judicial no es el fiscal sino los 11 jueces del máximo tribunal quienes tendrán que decidir. los magistrados empezaron a debatir sobre ello este domingo, con el rostro cubierto por mascarillas, a sabiendas de que su respuesta podría invalidar el acuerdo entre Netanyahu y Gantz y desencadenar la celebración de nuevas elecciones, que serían las cuartas en poco más de un año.

   Si el Tribunal Supremo dictamina que Netanyahu no puede desempeñar el cargo de primer ministro "será un terremoto, un ataque inédito a la democracia", advirtió el ministro de Energía Yuval Steinitz. 

Con AFP

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.