Saltar al contenido principal
Islam Covid-19

Límites a la peregrinación a la Meca agrava crisis económica saudita

Varios fieles alrededor de la Kaaba, en La Meca, en Arabia Saudita, el 23 de junio de 2020
Varios fieles alrededor de la Kaaba, en La Meca, en Arabia Saudita, el 23 de junio de 2020 AFP

La Meca, la ciudad más santa del islam, está casi paralizada a pocas semanas del hach, la peregrinación que los musulmanes deben hacer al menos una vez en su vida, y que las autoridades sauditas limitaron a mil personas este año debido a la pandemia de covid-19. 

Anuncios

  Los sitios religiosos están vacíos, los hoteles sin turistas y las carpas que acogen a los peregrinos abandonadas.

   "Espero que este año seré uno de los primeros peregrinos", dice a la AFP Marwan Abdulrahman, un saudita que reside en La Meca.

   El gobierno de Arabia Saudita anunció que en el hach, previsto a fines de julio, participarán solamente mil personas para evitar la propagación de la pandemia.

   En tiempos normales, millones de peregrinos, en su mayoría extranjeros, acuden a La Meca para celebrar el hach.

   En 2019 acudieron 2,5 millones de peregrinos.

   La drástica decisión del gobierno representa una pérdida de 10.600 millones de euros (11.800 millones de dólares).

      - "Cero venta, cero ingreso" -

      En los últimos años, los ingresos generados por el hach estimularon fuertemente el sector inmobiliario y el comercio en los lugares santos.

   "Cero venta, cero ingreso", se lamenta Ahmed Attia, un expatriado egipcio de 39 años que trabaja en una agencia de viajes de la ciudad santa.

   "No estamos acostumbrados a ver La Meca vacía. Tenemos la impresión de estar en una ciudad muerta. Es desastroso", agrega.

   Las peregrinaciones financian directa o indirectamente miles de empleos en diversos sectores, desde las agencias de viaje hasta la telefonía móvil. Las empresas bajaron los salarios y despidieron empleados.

   La ausencia de peregrinos "agrava las dificultades económicas" del reino, dice a la AFP Richard Robinson, analista de Oxford Analytica.

   El turismo forma parte del ambicioso programa "Visión 2030" que impulsa el príncipe heredero Mohamed bin Salman con el objetivo de incrementar los ingresos extrapetroleros.

   El miércoles, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que el PIB de Arabia Saudita va a sufrir una caída de 6,8% en 2020 debido a la caída de los precios del petróleo.

   

   - "Duro golpe" -

   

   En los últimos meses, el grupo BinLaden, un gigante de la construcción, considerado como un buen medidor del estado de las empresas sauditas, dejó de pagar los salarios de miles de obreros, indicó a la AFP una fuente del sector.

   El descontento circula en las redes sociales, donde empleados denuncian esa decisión cuando la empresa tiene un contrato de 13.100 millones de euros para construir hoteles y centros comerciales en La Meca.

   La crisis vinculada a la pandemia de covid-19 y la desaceleración económica frenaron varios proyectos turísticos anunciados en 2019 junto al aumento de las visas turísticas.

   Arabia Saudita quiere desarrollar el turismo más allá de los sitios religiosos, pero "los esfuerzos de los sauditas siguen reposando en el hach", dice Kristin Diwan, de l'Arab Gulf States Institute, con sede en Washington.

   "Es un pilar importante de sus ingresos no petroleros y no tenerlo en este período de perturbación de los mercados del oro negro es un golpe duro", agrega.

Con AFP

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.