Saltar al contenido principal
Salud y bienestar

Premio Nobel de Medicina 2019: la oxigenación de las células

Audio 15:51
Thomas Perlmann, secretario general del Comité del Nobel, anuncia el Premio Nobel de Medicina 2019 en Estocolmo, Suecia el 7 de octubre 2019.
Thomas Perlmann, secretario general del Comité del Nobel, anuncia el Premio Nobel de Medicina 2019 en Estocolmo, Suecia el 7 de octubre 2019. AFP - Jonathan NACKSTRAND

El Premio Nobel de Medicina 2019 fue atribuido a los estadounidenses William Kaelin y Gregg Semenza y al británico Peter Ratcliffe por sus investigaciones sobre cómo las células se adaptan a las variaciones de oxígeno. Estas investigaciones aportan nuevas perspectivas para el tratamiento del cáncer y de la anemia. RFI conversó con un especialista en biología molecular sobre la importancia de estos descubrimientos.

Anuncios

El Premio Nobel de Medicina 2019 va para dos estadounidenses y un británico especialistas en la oxigenación de las células.

Los 3 científicos fueron premiados por sus investigaciones  sobre "cómo las células sienten y se adaptan a la cantidad de oxígeno disponible", según los términos de la academia sueca.

William "Bill" G. Kaelin Jr. con su hijo William "Tripp" Kaelin III durante una conferencia de prensa en Boston, Estados Unidos, después del anuncio del premio nobel de medicina, 7 de octubre 2019.
William "Bill" G. Kaelin Jr. con su hijo William "Tripp" Kaelin III durante una conferencia de prensa en Boston, Estados Unidos, después del anuncio del premio nobel de medicina, 7 de octubre 2019. REUTERS/Brian Snyder

William Kaelin, de 61 años de edad, trabaja en elHoward Hughes Medical Institute en Estados Unidos. En la conferencia de prensa que dió en Boston, en el Dana Farber Cancer Institute, William Kaelin dio un tributo a su mujer Carolyn, fallecida en el 2015, cirujana de cancer de mama. Ambos han dedicado su vida a la lucha contra el cáncer.

 

Gregg Semenza por su parte, de 63 años de edad, dirige el programa de investigación vascular en el Johns Hopkins Institute de investigación sobre ingeniería celular.

Gregg Semenza de la Johns Hopkins University School of Medicine, durante una conferencia de prensa en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, el 7 de octubre 2019, después del anuncio del premio Nobel de Medicina.
Gregg Semenza de la Johns Hopkins University School of Medicine, durante una conferencia de prensa en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, el 7 de octubre 2019, después del anuncio del premio Nobel de Medicina. REUTERS/Theresa Keil

 

 

El tercer galardonado es Peter Ratcliffe, de 65 años de edad, director de investigación clínica en el Francis Crick Institute de Londres y del Target Discovery Institute de Oxford.

El británico Sir Peter Ratcliffe.
El británico Sir Peter Ratcliffe. Paul Wilkinson/Oxford University/Handout via REUTERS

Los tres científicos han descubierto varias piezas del rompecabezas que representa los procesos relacionados con la oxigenación de las células, en especial en situación de hipoxia o falta de oxígeno. De hecho, los tres investigadores habían ganado juntos en el 2016 el Premio Albert Lasker por Investigación Médica Básica.

William Kaelin, Peter Ratcliffe y Gregg Semenza.
William Kaelin, Peter Ratcliffe y Gregg Semenza. Lasker Foundation

Los tres científicos han armado algunas de las piezas de este rompecabezas relacionado con la oxigenación de las células. Una de estas piezas es la hormona EPO, la eritropoyetina y el gen HIF-1 y por otra parte, las investigaciones de William Kaelin se concentran el gen VHL (relacionado con la enfermedad rara von Hippel Lindau)  y su relación con la hormona EPO pero en este caso se produce el crecimiento descontrolado de vasos sanguíneos anómalos, provocando tumores.

La importancia fundamental del oxígeno en las células es conocida desde hace siglos, pero el proceso de adaptación de las células al volumen de oxígeno disponible en su entorno “ha sido durante largo tiempo un misterio”  explicó el Comité del Nobel al anunciar el premio.

El primer papel del oxígeno es dar energía a todo el organismo. Los investigadores ya habían demostrado claramente que la hipoxia, o la falta de oxigenación celular, era un factor responsable del desarrollo de muchas enfermedades y del mal funcionamiento del cuerpo humano. Es por eso que una buena oxigenación celular es fundamental.

Escuche aquí la entrevista completa:

Los ganadores en su investigación mostraron que la célula detecta el suministro variable de oxígeno y se adapta en consecuencia a la cantidad de oxígeno disponible.

Esta capacidad de adaptación es un elemento clave en el tratamiento de muchas enfermedades, desde la anemia hasta el cáncer, hasta la curación simple de heridas o el infarto de miocardio.

 

9 millones de coronas divididas entre tres

El próximo 10 de diciembre los 3 científicos recibirán una medalla, un diploma

y un cheque de 9 millones de coronas, (824 mil euros) dividido entre los tres.

 

Entrevistado: Santiago Lamas, investigador del Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa” de Madrid y miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.